Capitulo 6: Ash, a secas

1K 71 9
                                    

𝓝𝓪𝓻𝓻𝓪 𝓔𝓻𝓲𝓴𝓪 

Respire hondo y me prepare para lo que pudiese ocurrir. Me vestí con la chaqueta, ya que esta noche helaba.

Escondí mi pequeña daga, la cuál había sido echa a mano por Valkyon como un pequeño regalo, y llevaba grabadas mis letras en un tono plateado.

Espere hasta las once y media, teniendo media hora de margen para poder salir sin ser vista. El toque de queda ya estaba puesto hace minutos y decidí que era la hora de salir de mi cuarto.

Abrí cuidadosamente mi ventana, y baje con disimulo por la enredadera que había en la pared.

Había aprendido mucho de la guardia sombra, así que me fue fácil esconderme de los miembros de la guardia más novatos. Me detení detrás de un árbol al oír unas voces que me sonaban familiares.

Eran Valkyon y Ykhar.

Ayyyy... susurro ella, riéndose—. Eres tan gracioso...

Tú también. —el correspondió al alago amablemente—. Hace una noche estupenda.

¡Sí! Y es mas grata contigo. respondió agarrándole del antebrazo.

¿Qué?
¿Que narices se piensa que esta haciendo?

Estaba apunto de salir de mi escondite a detener su "intención de coqueteo" cuando una voz me llamo desde la penumbra.

Visualice una sombra que se reflejaba en uno de los muros, desapareciendo por ellos. Seguí a esa sombra y me tope con la puerta cerrada.

Mierda.

Intente averiguar como poder salir de allí, y preferí no pensar como volver a entrar. Note un rastro de hierba pisada y la seguí.

Acabe delante de un muro con un árbol tapándolo. Iba a estallar de nervios cuando me percaté que la pared estaba resquebrajada, y me adentre en el matorral.

Acabe saliendo del cuartel por ese pequeño orificio. Faltaban pocos minutos para las doce y me apresure a reunirme con Ashkore en la madriguera, miedosa de que alguien pudiese haberme visto.

Estaba enfadada tras haber oído la conversación de Valkyon y Ykhar, no entendía por que le acompaña en las guardias y intentaba ligar con el.

Cuando llegue a la madriguera, no había nadie. Lance un gran suspiro y golpe una roca con rabia, haciéndola rodar por la colina.

No deberías venir enfadada al trabajo. susurro Ash detrás de mi.

Ashkore. —reprimí un susto de sorpresa y puso su dedo entre mis labios, resoplé—. Puffff...

Ash. A secas. Me alegra que hayas estado puntual. ¿Encontraste la grieta de al lado de la puerta?

S-sí. Vengo de allí.

Nadie sabe de la existencia de esa grieta, solo tu y yo... se acerco lentamente hacia mi—. Y espero que siga así, ¿cierto?

Sí... me limite a susurrar apartando la mirada, no me sentía orgullosa de lo que estaba haciendo.

Estúpida Faelienne [ELDARYA] Donde viven las historias. Descúbrelo ahora