Capítulo 5: Miedo

1.1K 77 4
                                    


𝓝𝓪𝓻𝓻𝓪   𝓥𝓪𝓵𝓴𝔂𝓸𝓷 ✶ 

Eran a penas las cinco de la mañana, y acaba de salir del duro turno de noche. Un extraño suceso con un lobo negro que había entrado a la puerta del cuartel nos hizo permanecer alerta toda la madrugada.

Estaba agotado, y me dirigí hacía los cuartos. Decidí ir hacia el de Erika, por si acaso estaba despierta. La llame en voz baja y no recibí respuesta, no insistí más ya que no quería despertarla.

Me tumbe en mi cama, se unió Floppy y la acaricie hasta quedarme plácidamente dormido.

~•~

Abrí los ojos y me encontré en un teticro fondo negro, muy luguble.

Me incorpore en el vació donde me encontraba y al fondo divisé una delgada figura femenina, reconociéndola al instante, era Erika.

Fui acercándome poco a poco y vi como estaba encarcelada con gruesas cadenas, cabizbaja.

Corrí hacia ella y está levanto la cabeza de golpe, cada vez estaba más cerca y noté los numerosos cortes alrededor de su cuello, junto al resto de su cuerpo desnudo.

Tenía los ojos sin iris y lloraba gotas de sangre.

— ¿¡Por que no me has salvado!? —chillo—¿¡POR QUÉ NO HAS VENIDO ANTES!?

— Y-yo... —tartamudee aterrorizado—. No puede ser...

— ¿¡VALKYON POR QUÉ ME HAS DEJADO MORIR!?

— E-erika... no, no, por el Oráculo...

Me arrodillé devastado, mientras su voz entraba en mi cabeza y taladraba mi mente.

— ¡¡ESTOY MUERTA, NO PUEDES SALVARME AHORA!! ¿¡POR QUÉ NO ME HAS SALVADO, VALKYON, POR QUE NO ME HAS SALVADO!?

~•~

Me desperté de golpe con sudores fríos y respirando con dificultad. Sin pensármelo dos veces salí de mi cama hasta la puerta de Erika.

Hice una maniobra para forzar la puerta y la abrí rompiendo el pomo. Entré y el pecho se me hundió al ver su cuerpo desfallecido en el suelo, con los nudillos rojos y la madera con una gran mancha de sangre.

No... no... MIERDA. —moví mi cabeza nervioso y chille—. ¡No puede ser verdad!

La tome entre mis brazos y la recosté en la cama.

No había nadie la enfermería y ni siquiera estaba abierta a estas horas, tampoco tenía tiempo.

Debido al brusco movimiento, lentamente fue abriendo los ojos con dificultad, los cuales estaban rojos y hinchados.

Al verme, intento levantar sus brazos para abrazarme pero estaba tan débil que no pudo. Lance un pesado suspiro de alivio.

Erika... ¿Que ha pasado?

Me he desmayado. —dijo en un pequeño susurro.

Pero... ¿como? —la pregunte nervioso, mientras las emociones se iban acumulando—. ¿Has llorado? ¿Y tus nudillos? ¿Y...?

Estúpida Faelienne [ELDARYA] Donde viven las historias. Descúbrelo ahora