For every story tagged #WattPride this month, Wattpad will donate $1 to the ILGA
Pen Your Pride

55.

1.6K 86 3

La ley del hielo usualmente no era su mejor elección para un castigo. A Niall le gustaba hablar. A él le gustaba arreglar las cosas para que no se hicieran más grandes y arruinaran más cosas. Pero la ley del hielo que el chico te estaba dando ya había durado casi 5 horas y no tenía ninguna señal de que pronto fuera a terminar.

Ni siquiera te miraba. Un encuentro random en el pasillo mientras caminaba hacia su habitación y tú ibas saliendo del cuarto de lavado, terminaba en él haciéndose aún lado para dejarte pasar y eso era todo.

Esto era ridículo.

Sabías que estaba lastimado, ¿pero de esa manera tan grande? Era la primera y única vez que habías fingido un orgasmo. Y no era como si lo hubieras planeado. Pero Niall había estado en ese modo de quererte mantener en la cama todo el día desde que se había levantado y tú... simplemente tenías muchas cosas que hacer. No fue tu intención lastimarlo.

Pero siendo honesta, debiste saberlo. Niall conocía tu cuerpo mejor que nadie. Sabía cómo se sentía cuando terminabas. Sabía cómo se sentía cuando tus piernas temblaban y todo tu cuerpo colapsaba. Y lo más importante, sabía los sonidos que hacías en el momento.

Así que cuando nada de eso pasó, debiste saber que levantaría su cabeza de tu hombro, fruncir el ceño hacia ti y preguntarte si ya habías terminado.

Mentir no era tu mejor idea pero él se veía bastante nervioso mientras esperaba por tu respuesta. Y lo último que querías era que se sintiera mal, no era su culpa, era de tu mente sin duda alguna.

"—Sí, bebé. Estuviste increíble como siempre.— Mentiste, elevando tu cabeza de la almohada para poder besarlo.

Pero él se alejó de ti, a pesar de eso, seguía moviendo sus caderas con el fin de alcanzar su propio clímax.

—¿Estás mintiendo?— Preguntó sin vacilar. Cuando salió de ti fue cuando supiste que todo se iba a ir abajo.

Salió de ti de inmediato, sin ni siquiera venirse, algo que nunca había hecho antes. A Niall siempre le gustaba quedarse dentro de ti por el mayor tiempo posible después de haber alcanzado su clímax. Y siendo honesta, a ti también te encantaba que hiciera eso.

Se levantó de la cama, sin molestarse por cubrir su cuerpo desnudo, camino directo al baño de la habitación y cerró la puerta detrás de él.

Y ahí estabas, acostada sola en la cama que compartían. Sintiendo que acababas de romper el corazón del chico de tus sueños.

Niall salió del baño después de tomar una ducha y ya con ropa. Ni siquiera le tomó importancia al hecho de que seguías en la cama, desnuda. Tomó su celular de la mesita de noche de su lado de la cama y salió de la habitación. Escuchaste la televisión de la sala ser encendida un par de minutos después."

Nada había cambiado desde entonces. Niall ocasionalmente se levantaba del sillón para ir por otra cerveza, algo que normalmente te pedía que hicieras. Pero de otra manera, estaba sentado en el sillón, pasando de un programa de golf a uno de fútbol y viceversa.

Trataste de enfocarte en el trabajo de la universidad que tenías que hacer. Tenías que entregarlo en 48 horas y apenas y tenías 6 palabras escritas en la computadora que estaba frente a ti. Pero el hecho de estar consciente de que habías lastimado a Niall no te estaba dejando trabajar muy bien. Y antes de que pudieras detenerte a ti misma, te encontrabas caminando hacia la sala para poder hablar con él.

Te quedaste parada en el marco de la sala, justo a un lado de la televisión, esperando a que el chico se dignara a mirarte. Pero él mantuvo sus ojos fijos en la televisión, llevando la cerveza de vez en cuando hacia sus labios para darle un trago. Cruzaste tus brazos sobre tu pecho; claro, habías lastimado sus sentimientos, pero jesucristo, solo era sexo. Él estaba actuando como un niño.

Imaginas | Niall Horan¡Lee esta historia GRATIS!