Funeral

658 25 5

-entren ya niños - dijo la mama de Ana, nos lo dijo a los 5, todos íbamos a ir

Subíamos tristes y lentamente caminábamos al carro, no es que fuéramos a ir al parque de diversiones, íbamos al funeral de nuestra mejor amiga, cada paso me dolía caminar, era como que cada vez un arbusto de espinas se enterraba en mi corazón, y aunque no fuera cierto...me dolía toda esta situación

Por fin subimos, primero Gonzalo, después Mariana, y por último Juan Pa, conducía el Papa de Ana, y estaba de copiloto su mama

En otro carro, más cómodas estábamos Ana y yo, conduciendo mi papa y de copiloto mi mama

El camino fue callado, cada una memorizando nuestros discursos que tendríamos que decir en un rato, solo se escuchaban susurros en todo el carro, mis papas no querían decir nada, creo que querían llorar, al igual que todos, no era una situación nada fácil, para nada, y menos para Ana y para mi, en todas las calles que paseábamos teníamos un recuerdo, y mucho más Ana, ella estuvo con Nuri mucho más tiempo, me venía contando de lo que hacían, TODO lo que ella decía, todo era triste, y conmovedor, ya quiero escuchar su discurso

Tanto como los recuerdos y el tiempo pasaron, así paso el camino.... Y por fin habíamos llegado

Nos estacionamos frente a una iglesia, muy hermosa, era como del siglo 16, estaba sin embargo, muy bien conservada, palomas blancas salían de sus cúpulas, volando y revoloteando sin cesar. Por todos lados habían personas vestidas de negro, era sin duda, el momento más triste que había visto en mi vida, y nada ayudaba, su paisaje era hermoso, pero no tenia caso, era inútil, mis sentimientos eran los mismos, no importaba que la iglesia estaba frente a un hermoso Prado, con árboles coloridos de primaverales colores, no importaba, que cientos de ardillas salían de sus escondites a jugar, no importaba cuantos cientos y cientos de palomas volaban por todo el lugar, yo seguía triste, y estoy segura que Ana se sentía igual, o hasta peor que yo

Las campanas sonaron, haciendo salir a más palomas de su escondite

Entramos a la iglesia, enfrente había una foto de Nuri, cautivando a todos los invitados, quería llorar, quería tirarme al suelo y sollozar, gritar, quería que Nuri estuviera viva, pero no podía, ninguna de mis peticiones se haría realidad, y mucho menos con el rímel que me dio Ana, tendría que avanzar y adaptarme como todo ser vivo, dejar atrás a Nuri, y salir adelante, pero por más que quería eso en mi futuro, no podía, el rostro de Nuri se hacía presente en mi consciencia "por que no la visite" eran esas las palabras por las que me hacia sentir culpable, POR QUE NO LA VISITE

La mama y el papa de Nuri recibían a todos los invitamos y todos le daban su mayor pésame a la familia, cuando la mama de Nuri con su mirada nos identifico, nos abrazo tan fuerte, como si hubiera tenido un poco más de tiempo con su hija, tal y como si pudiera retroceder el tiempo y darle su último enorme abrazo a su querida y única hija

- lo lamentamos tanto - le dije en nombre de las dos a su mama

- no tienen la culpa....- ella empezó a llorar, jamas en mi vida la había visto llorar

Cuando por fin finalizo su abrazo, nos miro y nos toco la mejilla, a cada una, acariciando la dándonos a entender que en serio estaba sufriendo,y digo quien no..... Nuri apenas tenia 13 años, no había ni siquiera privado la vida, apenas estaba empezando, era injusto

Cuando nos alejamos, Ana y yo notamos enfrente de todos los invitados y al lado de la foto, la tumba de Nuri....abierta, sería mi oportunidad de verla por última vez antes de que cierren la tumba por siempre

Empece a caminar más rápido cada vez, hasta estar frente a frente a la tumba, tenia miedo de lo que pudiera ver, pero no me importaba era mi amiga, en esta y el la otra vida.... Por siempre, así que me asome, y me lleve mi mayor sorpresa

Last First Kiss ||h.s||¡Lee esta historia GRATIS!