Título completo: ¿Celoso?; dedicado a npaisb.

Por la mañana siguiente volví a despertarme en mi tienda junto a Ally. De nuevo me había dormido en brazos de Bryan y me imaginaba que había sido él quien me había traído hasta aquí. Suspiré frotándome los ojos, me puse mi ropa y salí a desayunar sin despertar a Ally.

Vi a Daniel con Kate y a Bryan con sus amigos. Distinguí más caras conocidas pero no me hizo falta seguir buscando, me senté al lado del rubio sonriendo.

—Buenos días —me tendió un poco de fruta y el resto del desayuno.

Siguió hablando con sus amigos y aunque al principio estuve prestando atención pronto desconecté y me quedé mirando a donde estaba la guitarra que Dan había tocado la noche anterior mientras terminaba de comer.

Al rato apareció Ally quitándome mitad de mi comida aún medio dormida.

—Creo que tienes cosas que explicarnos... —la miré mal ante el robo que acababa de hacer.

—Ahora tengo sueño, Vicky —se quejó.

—Pon las excusas que quieras pero de esta no te escapas —Bryan entró en la conversación sacándome las palabras de la boca.

Pasamos el rato bromeando juntos hasta que Alex se despertó y Ally fue a sentarse con él. Negué divertida.

—Y solo eran amigos... —murmuró Bryan sentándome entre sus piernas. Apoyé mi espalda en su pecho mirando a la pareja divertida.

Terminé de comer todo lo que quería y acerqué una fresa que me sobró a los labios de Bryan, quien se la comió no sin antes morder levemente mis dedos a la vez que soltaba una pequeña carcajada.

—¡Oye! —lo mire entrecerrando los ojos pero terminé riendo con él, siempre me pasaba eso con Bryan. Comencé a chasquear la lengua y él me miró arqueando una ceja—. Esto no puede ser, no puedo enfadarme contigo —me crucé de brazos.

—Dah, yo tampoco, ni siquiera después de que me besases delante de todos —murmuró entre dientes negando.

Sonreí dejando un beso en su mejilla y me levanté.

—Voy a recoger mis cosas —él señaló que ya tenía las suyas en la mochila y por el camino cogí a Ally del brazo arrastrándola a la tienda.

—Hey, que estaba hablando con Alex —comenzó a quejarse cuando entramos en la tienda.

—Ah, sí, con tu amigo —sonreí yo.

Ella no objetó nada más por lo que recogimos nuestras cosas y guardamos la tienda. Cuando salimos todo el mundo estaba listo ya. Algunos alumnos se quejaban porque querían que nos quedásemos más tiempo, pero la profesora de biología no podía hacer nada. Todo estaba así planeado desde el principio.

Comenzamos la marcha para salir del bosque y esta vez Ally vino con Bryan y conmigo. Los tres fuimos hablando animadamente pero un poco después de pasar la mitad del camino, cansada, miré a Bryan.

—Oye, amigo —recalqué la palabra—, ¿me haces un favor?

—La experiencia me dice que no, pero no me puedo resistir a tu cara bonita —bromeó.

—Me tomaré eso como un sí —sin más me subí a su espalda divertida, rodeando su cintura con mis piernas y sujetándome a sus hombros—. Vamos caballito —dije riendo.

Escuché como finalmente él también reía y mientras los tres íbamos hablando me llevó hasta llegar al autobús. Ally y él metieron sus bolsas en el maletero y tras meter la mía vi a Dan cogiéndome del brazo para que esperase. 

—¿Qué pasa? —pregunté.

—¿Qué te pasa a ti? ¿Estás saliendo con Bryan o algo por el estilo? —abrí la boca para contestar, pero me interrumpió—. Y no me digas que no me importa.

Lo miré arqueando una ceja mientras me mordía el labio.

—¿Celoso, Daniel? —ladeé la cabeza con una sonrisa ladina en mi rostro y sin darle tiempo a contestar entré en el autobús.

—¡Yo! ¿Celoso? Tú si que... —sus palabras se fueron perdiendo hasta que me senté al lado de Bryan.

—¿Qué quería? —me preguntó el rubio.

—Nada, tonterías suyas —hice un gesto con la mano restándole importancia y me apoyé en su hombro poniéndome los cascos.

Aunque no me sentía cómoda —y la mayoría de las veces no era capaz— de dormir en el autobús, en este viaje de vuelta me eché una pequeña siesta.

Al llegar sentí a Bryan moviéndome levemente.

—Hey, Vicky... hemos llegado —susurró hasta que abrí los ojos suspirando.

—Bien —sonreí levemente levantándome medio desorientada.

Me ayudó a bajar y cogió mi mochila, buscamos a Ally, la cual vino a nosotros con su bolsa ya en mano.

—¿Listos para la fiesta de pijamas de hoy? 

Aunque no tenía muchas ganas, debido a que estaba cansada, asentí. Ally no se iba a librar, nos tenía que dar mucho detalles de lo sucedido a Bryan y a mi.

—Listos —contesté por él y los tres nos pusimos en marcha a mi apartamento. 

Al llegar Bryan entró al suyo a prepararse. Nosotras nos duchamos y nos cambiamos. En una hora los tres nos encontrábamos ya en el sofá del salón con palomitas y demás comida.

—Bien, creo que eres tú quien tiene que empezar, Ally... —dije mirándola.

—Me has sacado las palabras de la boca —sonrió Bryan pícaro.

—Chicos... —resopló ella, escondiendo su cara en una almohada.

—Ah no, no hay excusas, ya puedes empezar —la interrumpí.

—Y por el principio —añadió Bryan.

 Holiiii, ¿qué tal? Sé que el capítulo es cortito y no muy interesante pero aunque tenía MUCHOS deberes quería subir algo hoy, jajaja, de todas formas mañana subiré el siguiente y será más entretenido. Descubriremos que se traen entre manos Ally y Alex y quizás haya alguna que otra sorpresa, jejeje.

COMENTAD Y VOTAD SI OS HA GUSTADO, besos <3

P.D. Muchas gracias en especial a: @TuJulieta, @Gabs_97, @liliannyst, @Carmencita_99, @OtraLectoraMas_, @BittersweetMoment, @Chica_EnOsadia, @leyrehpalacios, @xuseta y @galiciar5 porque siempre votan y comentan (algo que se agradece) y alguno a veces incluso vota antes de leer el capítulo. MILLONES DE BESOS Y MUCHÍSIMAS GRACIAS.

Izquierda o derecha ©¡Lee esta historia GRATIS!