49.

2.2K 100 3

________ estaba cansada, completamente cansada, ella solo quería sus cobijas encima de ella y dormir hasta el mes siguiente si fuera posible, pero Niall no estaba cooperando. Estaba sentado justo al lado de ella con su guitarra entre sus manos mientras veía algún programa en la televisión de la habitación.

Sus dedos largos estaban pasando entre las cuerdas de la guitarra tocando algunos acordes que salían en la televisión. _________ se quejó y puso su almohada encima de su cabeza con el fin de disminuir el ruido para después cerrar los ojos.

—Niall.— Volvió a quejarse.— Solo quiero tomar una siesta.

—Lo siento, amor.— Niall murmuró dejando la guitarra aún lado y seguir viendo solo la televisión.

Ella suspiró, aceptando el hecho de que la televisión se iba a quedar encendida. Cerró los ojos, tratando de relajarse. Una vez que lo logró, estaba a punto de caer dormida, ella podía sentir el sueño apoderarse de su cuerpo, pero todo se fue por el caño cuando escuchó gritos y risas provenientes del celular de Niall, como si estuviera viendo algún video que estaba en internet, ________ volvió a quejarse, retirando la almohada de su rostro y mirando fijamente a Niall.

—Lo siento.— Niall soltó una risita, bajando el volumen de su celular.— Seré más silencioso, lo prometo.

Ella suspiró una vez más, descansando su cabeza sobre la almohada. Volvió a cerrar los ojos una vez más, tratando de dormir.

Antes de que Niall pudiera detenerse a sí mismo, un gas dejó su cuerpo seguido por un olor desagradable y un sonido pequeño con el mismo. _______ levantó su cabeza de la almohada y volvió a mirar al chico.

—¿En serio, Niall?— Preguntó cubriendo un poco su nariz y mirándolo completamente seria.

Niall la miró y trató con todas sus fuerzas no comenzar a reír.— Lo siento, no fue mi intención, lo juro.— Él contestó con una sonrisa en sus labios pero ella negó con la cabeza.

_______ aventó a Niall un poco de su brazo, tratando de alejarlo de ella.— Te amo, Niall, pero vete, ahora. Estoy cansada y quiero tomar una siesta. No quiero que entres a la habitación por las próximas tres horas.

—¿Qué? Nena, vamos. No puedes correrme de la habitación, es mi cama también.— El chico se quejó poniéndose de pie.

—Toma tu guitarra, tu escandaloso celular y tu apestoso trasero fuera de mi cama.— _________ dijo, dándole la espalda y cubriéndose con las sábanas, finalmente alistándose para tomar una merecida siesta.

Imaginas | Niall Horan¡Lee esta historia GRATIS!