Capítulo 6 A.

1K 112 12

Hemos creado nuestro propio "hogar secreto", o mejor dicho, La Central oficial de nuestra Causa en el cuartel que alguna ves le perteneció a los Hunters; el lugar donde Zack me llevaba para practicar. Con la ayuda de nuestro nuevos y primeros reclutados pudimos ordenarlo todo, de tal manera que podamos alojar a más Portentos que necesiten de nuestra ayuda y deseen forma parte de nuestros planes para revelarnos en contra de La Resistencia; Zack logró robar sus registros (no sé cómo, él no me lo va a decir) y con eso nos hemos estado organizando últimamente. La mayoría de ellos ni siquiera saben que La Resistencia existe; se encuentran en el mismo estado de ignorancia en el que yo vivía hace unos cuantos años atrás, lo cual quiere decir que esos malditos de El Cuerpo los han estado vigilando durante todo este tiempo y seguramente planearon capturarlos para aprovecharse de sus poderes tal cual lo hicieron conmigo.

Desde que rescatamos al pequeño grupo de Portentos "peligrosos" de ese centro oculto de La Resistencia he llegado a olvidar por completo mis problemas pasados. ¡Todos ellos son sorprendentes! Ellos son 6 para ser exactos y todos de distintas edades con distintas experiencias de vida que me hacen recapacitar respecto a muchas cosas sobre mi vida; nunca tuve razones para quejarme cuando vivía con mis padres. Magik es el mayor de todos ellos ya que tiene 34 años de edad, él fue encerrado hace mucho tiempo por haber utilizado sus poderes de invocación (capacidad de invocar a seres u objetos para pedir ayuda)  "ilegalmente" y montar un espectáculo en las vegas. Cuando El cuerpo se enteró de ello intentaron capturarlo y él se defendió de tal manera que salieron muchos humanos comunes gravemente afectados (débiles); Reptile es mi favorita y hemos llegado a hacernos buenas amigas en poco tiempo a pesar de que yo jamás tuve esa habilidad. Ella se podría decir que es mitad reptil, como dice su nombre, y obviamente posee las características de un lagarto y puede generar ácido. A ella la encerraron por intentar envenenar a un líder mundial actual muy famoso, el cual no mencionaré, por el simple hecho de que deseaba hacerlo, no tenía una razón válida. Me agrada porque su estilo es bastante similar al mío, al igual que su personalidad, y además es gracias a ella que he mejorado muchísimo mi apariencia y estilo; el siguiente es Dylan Kein, un idiota engreído de 27 años de edad con la capacidad de multiplicarse de manera temporal y fue encerrado por asaltar 20 tiendas y bancos de la ciudad de New York al mismo tiempo; después tenemos a Maya Wall quien afirma ser mujer desde nacimiento, lo cual realmente dudo, y posee la capacidad de manipular las feromonas. Maya fue encerrada por crear el mejor prostíbulo de Dubai, y no diré cual fue la razón por la cual fue encerrada porque es realmente desagradable, solamente mencionaré que más de 300 promiscuos murieron en una noche por una razón notoriamente evidente; el siguiente es Vixen, el más agradable de todos debido a que es bastante simpático y su poder es llamativo (para mí). Él posee mimetismo animal, lo cual significa que puede adquirir la forma y las habilidades de cualquier animal que haya existido, ya sea extinto o no, y fue por esa razón principalmente que lo encerraron, él no hizo nada pero los miembros de El Cuerpo temían que pudiese convertirse en un dinosaurio y alterarlo todo (imbéciles malditos); y la última de todos es Terra Hawkins quien posee el poder de controlar la tierra (Geoquinesis). Fue encerrada por provocar terremotos y quiebres en la tierra de la ciudad donde ella vivía simplemente para no ir a la escuela, los miembros de El Cuerpo decidieron encerrarla desde temprana edad por el temor de que al crecer pudiera hacer muchas cosas peores.

¿Quienes se creen ellos para ordenarlos qué hacer y cómo ser? Nadie. En un principio creí que llegaría a sentir culpa al matar, que jamás sería capaz de hacer algo así, pero luego de haber llegado a conocer las historias de vida de todos los Portentos que junto con Zack hemos salvado, he llegado a sentir hasta placer al eliminar definitivamente a todos los malditos bastardos que intentaron interponerse en nuestro camino. Nunca fui una persona vengativa ni mucho menos malvada, pero estos malditos de La Resistencia me obligaron a convertirme en lo que actualmente soy y ya no hay vuelta atrás porque estoy decidida a cumplir mi palabra de hacer un gran cambio en el mundo junto con mi novio, pareja, y mejor y único amigo: Zack.

Mientras Zack se encargaba de organizar mejor nuestra "guarida", Reptiles, Maya y yo nos encontrábamos en el laboratorio experimentando un poco debido a que charlando llegamos a descubrir que si yo pudiera obtener una parte de alguna de las dos podría adquirir permanentemente alguna de sus cualidades tanto físicas como mentales. Escogí hacer el experimento con Reptile, ya que tanto su apariencia física como sus capacidades me resultan más útiles y atractivas que las de Maya (no quiero lucir como un transexual)...

— Desactiva tu estado Transire, Cora –me dijo Reptiles mientras se sacaba sangre a sí misma con una jeringa, esta era de un profundo color verde oscuro que daba un poco de impresión; pero de todas formas era emocionante.

— ¡Oh, qué emocionante! –gimió Maya de solo ver como Reptile atravesaba mi piel desactivada con la gran aguja gruesa e incorporaba la sangre alterada de la chica reptil...

Pude sentir cada gota de poder en mi interior, y una ves que ella retiró la aguja los cambios comenzaron a surgir. Me sentí un poco extraña pero fuerte excitada a la ves... Espero que no sean las feromonas de Maya; y al observar mis manos pude ver que mis uñas crecían y se volvían más fuertes de lo usual, parecían ser tan duras y afiladas como las de un felino, y mi vista comenzó a cambiar. Es increíble.

— La estética ssiempre gana, cariño –siseó Reptile entusiasmada de ver mis uñas y luego tomó mi rostro entre sus manos para obligarme a ver sus extraños ojos verdes de reptil– ¿Ves con más claridad? ¿Cual es tu enfoque?.

— Bastante bueno –la empujé, alejándola de mí.

— Intenta ver si posees mis poderes –dijo ella alejándose junto con Maya.

Reptile genera ácido, su saliva es como un fuerte ácido capaz de derretir cualquier elemento en cuestión de segundos, así que intenté probar esa habilidad escupiendo en el suelo con la intención de ver cómo este se derretía pero no sucedió nada; ni siquiera parecía ácido, era saliva común.

— Decepcionante –dijeron ella y Maya al mismo tiempo mientras yo continuaba observando mis nuevas uñas.

— Creo que tu venenosa sangre no es lo suficientemente fuerte como para llegar a otorgarme parte de tu poder, pero me conformo con lo que he logrado obtener...

— Señoritas –oíamos desde la entrada del laboratorio y las 3 nos giramos para encontrarnos con la coqueta mirada de Zack sobre mí.

— Que grata sorpresa tan sorprendente –comentó Maya, encantad@ con la presencia de mi novio en la habitación. Por alguna razón en especial (que no comprendo) la mayoría de las chicas que lo conocen se alocan ante su presencia pero yo no, soy su novia y me agrada mucho estar con él porque lo quiero; pero no me siento capaz de actuar tan tontamente como las demás. ¿Debería sentirme terrible por ello?.

— Creí haberles advertido que no hicieran experimentos en este lugar sin mi permiso, y mucho menos con mi chica –dijo tomando mi mano para observar mi brazo (en el cual me inyectaron) a pesar de que no había ni la más mínima marca de ello...

— Descuida, no hubieron riesgos esta ves –aclaró Reptile.

Exacto, no es la primera ves que hacemos algo a sus espaldas en este lugar.

— ¿Sientes algo diferente? ¿No hay efectos secundarios o colaterales? –tomó mi rostro entre sus manos para examinar mi vista y lo demás; es demasiado paranoico cuando se trata de mí.

— Me siento excelente, y mi vista es mejor que nunca –respondí entusiasmada ya que al parpadear pude obtener visión cromática.

— Solamente ruega que no te salga un ojo parietal –gruñó él y yo reí por eso.

— ¿Cual ssería el problema ssi tuviese un ojo parietal? –exigió saber Reptile con un sisear furioso– YO tengo un ojo parietal –dijo y en su frente pudimos distinguir un pequeño ojo que apenas podíamos distinguir debido a que su gruesa (y sorprendentemente suave) piel verdosa nos lo impedía.

— Eso me da asco, nena –comentó Maya sin poder mirar a la chica reptil a la cara.

— Ambas deberían estar colaborando para ubicar a los siguientes reclutas y prepararse para ir por ellos esta noche –gruñó Zack y ellas se miraron de reojo con una sonrisa divertida.

— No nos gruñas, tigre –ronroneó Maya pasando junto a nosotros lentamente al igual que Reptile– Si deseas tener un momento a solas con tu chica, solo dilo.

— Ahora –exigió él y eso me molestó, a diferencia de ellas que al parecer adoran ser tratadas tan bruscamente. Una ves más, no comprendo qué es lo que las enloquece...

Una ves que desaparecieron yo le lancé una mirada molesta y me giré para darle la espalda, quiero continuar haciéndome estudios a mí misma porque pienso estar a la altura de esos malditos enfermos respecto al conocimiento que poseen sobre mí y mis capacidades...

— No comprendo qué tanto te cuesta dejar de comportarte como un grosero idiota con los demás –dije mientras limaba una de mis gruesas uñas para estudiar sus células, los cambios y las diferencias...

— No somos amigos, Coraline. Tú y yo somos sus lideres y deben vernos como tal, es por eso que me molesta verte con ellas comportándote como si fueran tus mejores amigas.

— ¿Porqué no pueden llegar a serlo? –lo miré molesta mientras colocaba mi  preparación que hice hace unos días con mis anteriores uñas, sobre la platina del microscopio– Sé quienes somos para ellos y también soy consiente de que debo mantener cierta imagen ante ellos; pero el ser su amiga no afecta en nada, sino todo lo contrario, me parece que tu desagradable comportamiento es peor ya que pareces un engreído controlador como ese grupo de ancianos verdes.

— No me comporto como un imbécil y mucho menos similar a esos "viejos verdes" –comentó un tanto divertido por aquella descripción– Coraline, debes entender que las personas no son como en las novelas ni en las historias ficticias que todos leen. Ellos puede que estén dispuestos a formar parte de nuestra Revolución pero siempre hay alguien que tarde o temprano podría revelarse ante nosotros y estropear todo lo que hemos logrado sorprendentemente en tan poco tiempo. Nunca les permitas que piensen que pueden fiarse de ti...

— Vete, Zack. Creo que no te has dado cuenta pero estoy ocupada estudiando algo –dije observando atentamente las células alteradas con el microscopio e intenté anotar las peculiaridades evidentes, pero él no me hizo caso; colocó una mano sobre mi cintura con el fin de que yo me girase para mirarlo y otorgarle mi total atención.

— Tus ojos se ven muy oscuros y bonitos. Aprecio y admiro enormemente tu inteligencia ¿Posees visión cromática? –dijo para conquistarme porque sabe que me agrada ser adulada por mi intelectualidad. Jamás lo he admitido porque sé que suena demasiado egotista de mi parte pero creo que él se ha dado cuenta de ello hace mucho tiempo...

— Mi hipótesis está a punto de ser comprobada y deseo estar a solas para poder hacerlo. Si no te molesta, por favor retírate y continúa con tu trabajo, el cual obviamente es mucho más importante para ti –respondí, volviendo mi atención a mi trabajo. No es que desee hacerme de rogar pero hay veces en las que me gusta estudiarlo a él más que nada; adoro ver cuanto es capaz de rebajarse e ignorar su tosca personalidad con tal se obtener mi atención y disposición.

— Pensaba en que finalmente, después de tantos meses y tanto tiempo de trabajo, hoy finalmente podríamos volver a casa –murmuró cerca de mi oído y enterró su nariz en mi cuello para sentir mi perfume. En realidad nunca utilizo perfume pero él dice que mi piel posee un aroma delicioso, creo que es un cursi piropo de su parte, o puede que le guste el aroma del jabón que utilizo. Hay veces que lamento ser tan ignorante e inexperta respecto a las relaciones y el romance...

— ¿A casa? –me giré nuevamente al darme cuenta de lo que había dicho– ¿Cual casa?.

— Nuestro hogar, aquí en Reino Unido. ¿Acaso no extrañas sentarte en esa cálida habitación musical mientras yo dulcemente te dedico una suave composición en el piano o enseñarte alguna como tanto deseabas? –dijo y yo apenas pude creer lo que estaba diciendo. ¿Acaso está enfermo?.

— ¿"Dulcemente"? ¿Tú, dedicarme una canción en tu piano o enseñarme a tocarlo? Qué tan desesperado estás, Zack –lo alejé de mí para poder comenzar a preparar una nueva preparación que pienso hacer en la cápsula de Petri– Además creí que ya no podríamos volver allí...

— El día de hoy ha llegado a ser demasiado agotador para mí; y en vista de las circunstancias respecto a que no hemos tenido un tiempo a solas desde hace ya más de 2 semanas, quiero volver a mi hogar y recuperar ese tiempo contigo porque pienso que eso es lo que te tiene tan irritable. Y sobre a la razón por la cual no hemos vuelto allí hasta el día de hoy, actualmente ya no hay peligro de ello y podemos volver tranquilamente. Los miembros de El Cuerpo ya no sospechan de nuestro paradero...

Lo pensé durante un par de segundos y creo que extraño mucho esa cómoda casa, y puede que concuerde con él acerca de la razón que causa mi irritable estado de animo.

— Bien, iré contigo; pero permíteme acabar con esto antes porque tengo algo en mente y no lo quiero perder, luego de eso seré toda tuya.

— Entonces te ayudaré para que acabes lo antes posible, hay muchas cosas que tengo en mente para ambos esta noche...

Offenbarung 3Donde viven las historias. Descúbrelo ahora