CAJITA DE SORPRESAS

2.1K 155 18

[DARK STONY]


Era un desastre, Hydra estaba perdiendo contra S.H.I.E.L.D y necesitaban reclutar a más soldados para atacar. El líder de la organización, el Capitán Hydra, Steve Rogers personalmente había visitado varias prisiones para tomar a aquellos alfas con potencial para, al menos, dar pelea a favor de Hydra. Lo que nunca se imagino es que entre sus potenciales candidatos estuviera un omega que bien no era una máquina de matar, pero si una máquina de seducción peligrosa...

-Hola...- Saludo a aquel omega castaño dentro de la celda, todos los presos vestían su respectivo uniforme pero el oji miel apenas y se cubría con unos shorts que dejaban lucir sus bien torneadas piernas, haciendo que Steve se preguntara que tanto podrían abrirse...

El chico no contesto, solo se limitó a conectar su mirada con la del alfa rubio.

-Eres un omega muy rudo o un omega muy estúpido para no contestar el saludo de un superior

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

-Eres un omega muy rudo o un omega muy estúpido para no contestar el saludo de un superior... ¿Sabes quién soy yo?-

-No hace falta amor...- Respondió coqueto, levantándose de su asiento se acercó sin miedo a las rejas que lo dividían del otro lado.

-Con palabras bonitas no vas a seducirme...-

-¿Y con una mamada?-

-... Tal vez... ¿Por qué estás aquí?-

-Por arrancarle el pene de una mordida, a un alfa...-

-¡Auch! Que... excitante...- El omega era altanero, algo raro para un omega quienes normalmente eran sumisos o como al Capitán le gustaba decir, desechables. Siempre se vio en la necesidad de saciar su lado alfa con una noche de sexo y después botar a los omegas tirándolos en el fondo del mar, pero con ese peculiar espécimen que tenía enfrente, tal vez podría hacer una excepción...

-Me llamo Steve ¿Y tú encanto?-

-Tony...-

-Bien Tony, ahora eres mío...-

-¿Y quién dijo que era tuyo?-

-Yo lo acabo de decir...-

-¿Qué me harás si me niego a ir contigo?-

Las manos del Capitán pasaron a través de los barrotes para apretar las firmes nalgas del omega, este ni siquiera puso un pero cuando las manos de Steve apretaban libremente ese redondo trasero que comenzaba hacer reacción en la entrepierna del rubio, mientras Tony apoyaba sus manos en el pecho del mayor y ronroneaba coquetamente.

-Te haré un bebé...-

-Trato hecho Steve...-

Definitivamente ese omega le traería problemas, y tan solo pensarlo le excitaba más.

~ ♥ ~

Caliente, era lo único que pensaba al ver ese cuerpo restregándose contra el suyo. Saboreando la vista de esa lencería en su entrepierna y la delgada camisola que vestía.

ONLY ONE!¡Lee esta historia GRATIS!