46.

2.6K 127 5

Niall.

Hace un par de horas le había mandando un mensaje a _______ diciéndole que esta noche llegaría un poco más tarde a casa; ella se quedaría a dormir conmigo esta noche.

Eran cerca de las 11:30 p.m. cuando me subí a mi auto y finalmente estaba camino a casa, no podía esperar para llegar y simplemente abrazar a mi novia mientras dormíamos. Sabía que ella estaría cansada por su trabajo ya que en la tarde cuando había hablado por teléfono con ella, había mencionado que le estaban metiendo mucha presión.

Finalmente llegué a casa; estacioné mi auto en la cochera y pronto atravesé la puerta principal.

—Nena, ya estoy aquí.

No recibí una respuesta y ella no estaba en la sala como normalmente estaría cuando estaba aquí y yo llegaba del estudio.

Después de asegurarme que no estuviera en ningún lado de la planta baja, subí las escaleras, sabiendo que probablemente estaría allí arriba.

Abrí la puerta de mi habitación; las luces estaban apagadas y solo la televisión estaba encendida, pronto pude ver a ________ dormida tranquilamente en mi cama.

Me adentré y cerré la puerta de la habitación detrás de mi. Me quite la chamarra y la deje aún lado junto a mi cartera y los lentes de sol que había utilizado durante el día, tratando de hacer el menor ruido posible.

Entré a mi closet y comencé a quitar mi ropa hasta quedar en bóxers, salí de nuevo y caminé hacia la puerta que daba acceso al baño de la habitación; me adentré allí y abrí la llave de la ducha. Una vez que la temperatura del agua estuvo adecuada, me metí bajo la regadera.

Después de que terminé con mi ducha, comencé a secarme con la toalla. Pase la toalla por mi cabello con la intención de quitar la mayor cantidad de agua posible, salí del baño y volví a entrar al closet para poder tomar unos pantalones de chándal y poder dormir cómodo; después volví a regresar al baño y pase la toalla una vez más por mi cabello para después pararme frente al lavamanos y tomar mi cepillo de dientes.

Bostecé y finalmente apagué la luz del baño y salí de ahí, cerrando la puerta tras mi espalda, apagué la televisión, caminé hacia mi cama y me detuve en seco cuando vi que _______ estaba desparramada en la cama, abarcando tanto mi lado como el suyo dentro de la cama. Estaba acostada justo en medio pero sus brazos estaban estirados, haciendo imposible que pudiera acostarme.

—Entonces esto es lo que obtengo por llegar tarde a casa.— Murmuré para mí mismo mientras la veía con una sonrisa de lado.

—Nena.— Murmuré en voz baja mientras la movía un poco.

—Bebé.— Nada.

—_______.— Levanté mi tono de voz un poco más y ella comenzó a moverse.— Muévete un poco, nena.

Ella se quejó mientras negaba con su cabeza.

—Nena, vamos. No juegues. Estoy cansado y quiero acostarme.— Me queje.

—No.— Ella murmuró dándose vuelta y quedando de espaldas hacia mi.

—_______.— Volví a mencionar mientras la empujaba un poco hacia su lado de la cama.

Ella ejerció fuerza sobre su peso haciendo que fuera más difícil moverla.

—_______, ya.— Volví a quejarme pero ya estaba comenzado a frustrarme.

—Solo si me das un beso.— Ella murmuró somnolienta sin voltear a verme.

—Te daré mil, solo muévete un poco.— Contesté.

Finalmente ella se movió, quedando acostada solo en su lugar.

—Gracias.— Suspiré y me metí entre las cómodas sábanas de mi cama.

Ella giró su cabeza hacia mi y estiró sus labios, junte los míos con los de ella y después de compartir un par de besos, ella volvió a girarse, complacida.

Junte mi pecho con su espalda, haciendo su cabello a un lado y dejando un beso rápido sobre su cuello.

—Te amo.— Susurré.

—Yo también te amo.— Ella contestó más dormida que despierta antes de que ambos cayéramos en un profundo sueño.

Después de un día cansado y agitado en el estudio, esto era lo único que necesitaba, dormir toda la noche mientras abrazaba a la chica de la que estaba completamente enamorado.

Imaginas | Niall Horan¡Lee esta historia GRATIS!