"Haces que las palabras feas suenen bonitas".

8K 738 72


Para Lauren era extraño leer sobre sí misma desde la perspectiva de un extraño, notar cómo la veía alguien que no conocía el contexto de su vida. Todo lo que leyó fue "ojos verdes" y piel "impecable" como si los nudillos de Lauren no estuvieran cicatrizados más allá de la reparación y como si sus ojos no estuvieran usualmente fríos como el hielo.

A ella le extrañaba la facilidad con que los medios de comunicación podían distorsionar la imagen de alguien y hacer que se pareciera a esa persona. Para cualquiera que conociera a Lauren, confirmaban que era una mujer de pocas palabras y acciones dañinas. Ella era todo menos la 'diosa' que la describían, como incluso Dinah se rió cuando Camila les mostró el artículo. Por supuesto, la chica se detuvo tan pronto como un conjunto helado de ojos esmeralda aterrizó en ella.

Estaban todas sentadas afuera en el lugar de Lauren y Camila, cuando la curiosidad venció a la mayoría de ellas, Lauren era la minoría, a ella realmente no le importaban los chismes, persuadieron a Camila para que finalmente buscara su nombre en Google.

Parecía que sus compañeras de repente estaban ansiosas por transmitir cualquier aspecto de la relación Lauren-Camila porque alrededor de una docena de páginas diferentes tenían fotografías que solo otros estudiantes podían haber tomado.

Lauren resopló de frustración y apoyó la cabeza contra el edificio. Ella odiaba todo eso. No quería ser el centro de atención, no quería que su cara apareciera en la portada de una revista de mierda que pintaba una imagen completamente diferente de ella. Ella ciertamente tampoco quería que su vida privada fuera expuesta. Ella no quería fama, y de repente estaba obteniendo solo eso.

Todo porque tenía que enamorarse de la chica dorada de Hollywood.

Los ojos de Lauren se dirigieron a su novia sin mover la cabeza y casi se quejó de lo frustrante que era para ella no poder separarse de la chica. Camila hablaba animadamente con Dinah sobre algo y cada gesto de mano o sonrisa de emoción hizo que Lauren pensara en lo mucho que quería obtener de Camila.

No, ella no podía dejar a Camila. Esa no era una opción, ella estaba en lo profundo. Demonios, estaba jodidamente enamorada de la chica.

Y luego la cabeza de la morena se dio  vuelta y su suave sonrisa se destacó por los pequeños rayos de sol que se filtraban a través de las grietas entre las ramas y Camila parecía angelical. Lo que sería irónico porque Lauren representaba prácticamente al mismo diablo. 

—¿Algún problema?—La chica de pelo negro levantó la frente.

—Estás muy tranquila.

—¿A diferencia de lo verbal que es Lauren normalmente?—Lucy se burló.

—¿Estás bien?—Camila se movió un poco hacia atrás, así que estaba justo al lado de Lauren. —¿Es un poco demasiado?—La chica de ojos verdes solo suspiró con un asentimiento —¿Necesitas un descanso de mi?

—No—Lauren cerró los ojos por un momento antes de levantar su brazo como una invitación para que Camila se deslizara en el lugar con el que se había familiarizado. —Mucho para acostumbrarme.

—Lo siento.—La cubana más joven se olvidó momentáneamente de las amigas que las rodeaban cuando enterró la cara en la chaqueta de cuero de su novia e inhaló el olor a humo de Lauren. —Te quiero.—Ella había empezado a disfrutar diciendo eso, cada vez que terminaba una clase y Lauren estaba afuera esperándola, lo decía juguetonamente y la chica de pelo negro simplemente rodaba los ojos pero presionaba un fuerte beso en su sien.

Al igual que hizo en ese momento. Era algo así como su 'Yo también te quiero', pero Lauren siempre había sido mejor expresándose a través de acciones que de palabras.

Don't Touch Me¡Lee esta historia GRATIS!