"Estoy tan jodidamente segura de ti."

8.7K 777 149


Habían pasado un par de años desde que los medios de comunicación se estacionaron fuera de la casa de Camila con la esperanza de captar un momento fascinante en su vida y se sintió un poco contenta de haberle dicho a Lauren que se fuera a casa la noche anterior porque sabía que su novia no iba soportar ser fotografiada.

Dicho esto, no tenía idea de por qué el repentino interés en ella de nuevo. Camila prácticamente había estado fuera de la red en el círculo de celebridades durante los últimos meses sin la intención de realmente volver.

Su padre tuvo que luchar entre la creciente multitud solo para despejar el camino para que él y Sofi salieran, mientras que Camila debatía si debía decirle a Ally que solo extrañaba su casa en el camino para recoger a Dinah. Camila pensó en pedirle a Lauren que la llevara porque, por mucho que Lauren despreciaba todo lo relacionado con la fama, Camila estaba segura de que Lauren lo toleraría solo por ella. Pero entonces ella tampoco quería a una novia enojada todo el día, así que la idea salió volando por la ventana.

Estaba a punto de llamar a Ally para informarle que estaba "enferma", pero el familiar Toyota blanco ya se había acercado a la puerta principal y Camila decidió que al menos debería intentar ir a su día lo más normalmente posible.

Se colgó el bolso por encima del hombro, se aseguró de que todas las puertas estuvieran cerradas con llave y desafiara el aire libre donde los fuertes gritos resonaban en su calle tranquila. Todavía estaba demasiado lejos para realmente descifrarlos y en su mayoría, los estaba ignorando.

Hasta que escuchó el nombre de "Lauren" y luego ella estaba dando vueltas tratando de atrapar a quien lo había dicho.

“¿Es ella tu novia, Camila?”Un hombre, pelo castaño y blanco con gafas de montura gruesa, fue el que hizo la pregunta.

“¿Esto significa que te estás convirtiendo en una voz para la comunidad LGBT?” Una mujer, a mediados de los treinta, gritó.

—Walz, entra en el coche!—Camila se sorprendió al escuchar la voz de Dinah entre la multitud y la vio sosteniendo la puerta abierta para que Camila pudiera entrar.

Lo que hizo ella, sin un solo comentario a los medios.

Sobre todo porque todas las palabras se atoraron en su garganta, la segunda de ellas dijo el nombre de su novia. Porque eso significaba que conocían a Lauren y por las preguntas que le habían hecho, estaba bastante segura de que también estaban conscientes de su relación.

—Aquí—Dinah le entregó su teléfono con una ventana ya abierta.

Y ahí estaba. La razón por la que Camila había sido bombardeada justo afuera de su casa.

Era un video de Camila y Lauren de treinta segundos de duración donde se abrazaban en el mismo beso que la dejó con la piel de gallina después de haber ignorado a Lauren durante dos días. Una parte de ella amaba el video porque podía ver lo fuerte que Lauren la sujetaba y todo lo que hacía que su corazón se desmayara.

Pero su odio por eso lo tachó porque allí estaba. Existía la única razón por la que la vida de Lauren estaba a punto de darse vuelta. Había una razón por la que su novia probablemente cortaría lazos con ella. Allí, en ese beso que se suponía era inocente y compartido entre una pareja, era la razón por la que probablemente nunca volvería a haber ninguno de esos besos.

Camila golpeó el teléfono en el asiento y revolvió su cuerpo por completo hasta que estaba mirando por la ventana luchando contra las lágrimas que sabía que la golpearían en algún momento del día. Sabía que Lauren estaría distante ese día, miraría a Camila con ojos fríos en un intento por evitar esos rumores de una relación. 

Don't Touch Me¡Lee esta historia GRATIS!