Capítulo VII: Untitled

405 24 22



A las diez de la noche, Dive estaba repleto.

Parecía que los habitantes de Mystery Spell no tenían nada mejor que hacer que ahogarse en alcohol y música rock un sábado por la noche —Sin importar si eran jóvenes o mayores—. Por su parte, Nicolae Bartholy se sentía embriagado por otra cuestión muy diferente a la música pesada y los tragos fuertes de licor.

Sus ojos viajaban de cuando en cuando desde cualquier punto que estuviera mirando, ya fuera las caras de sus hermanos menores o la decoración del pequeño pero acogedor bar, hasta la barra donde podía perfectamente captar una abundante mata de cabello caoba.

Sentada en un taburete de cuero sintético rojo, dándole la espalda y envuelta en ropas que no se considerarían exactamente adecuadas por una noche de fiesta, Nicolae la encontraba igual de seductora y atrayente como cada vez que encontraba frente a ella.

—Y bien, ¿Cuándo vas a dejar de mirarla?

Titania movía lentamente el mezclador dentro del líquido amarillento de su copa de orgasmo (1); lo miraba casi acusadoramente con los ojos plata entrecerrados entre sus espesas pestañas negras. Él y sus hermanos apreciaban la intimidad y era religión reunirse al menos una vez al mes a tomar unas copas, mientras Lorie quedaba a manos de la Sra. MacLeod. Era curioso que, aunque no producía algún sabor en las papilas gustativas de todos, ellos simplemente pedían un trago como una costumbre propia de un humano en ámbito de relajación social. Buscando encajar entre las miradas ajenas.

No se había dado cuenta, pero hacía más de un minuto que no apartaba la mirada de la silueta de Louisa Millan sentada cómodamente frente a la barra.

...Incluso un suave impulso poco característico de él, lo invitaba a levantarse y eliminar el espacio que los separaba para sentarse junto a ella.

Él no se consideraba un hombre mundano, ni en su vida humana y mucho menos ahora que era un vampiro. Su principio denotaba en no mezclarse con los humanos, así no cometería los errores garrafales que había visto de primera mano cometer a sus hermanos.

—No la estoy mirando —Dijo luego de un par de segundos, obligándose a arrancar la mirada de la nieta de Emmet Wolfgang y tomando de un solo trago el resto de su whisky en las rocas.

—Por supuesto que no —Oyó murmurar divertido a Drogo, quien cruzado de piernas jugaba con una botella de cerveza entre sus manos. Técnicamente era el único que parecía divertirse con la situación —, pero admito que no está mal.

Los ojos grises de Titania ardieron al instante. Giró su cabeza con una rapidez que podría dejar asustado a más de uno y el blanco de sus miradas asesinas pasó a ser Drogo.

—¡¿Pero es que están dementes?! —Su bello rostro comenzaba a adquirir un delicado tono rojo en sus mejillas por culpa de la ira —, ¡Es una Wolfgang!

—El que sea una Wolfgang no la hace menos atractiva, así como el que tú seas una Bartholy no te hace bella o interesante —Sonrió Drogo con mirada altanera y alzando la barbilla con descaro hacia Titania. Nicolae lo había sospechado en un principio, pero ahora estaba seguro que su hermano solo buscaba provocar a Titania en todo su esplendor.

Peter, que había permanecido en silencio con los brazos cruzados sobre su pecho, fue quien habló para detener la disputa.

—No es bueno que armen un escándalo en un lugar público.

Chistando, Titania se giró un poco de manera que pudiera darle la espalda a Drogo.

"Es como ver a un par de niños discutir...". No había diferencia.

Dive¡Lee esta historia GRATIS!