You and Me

1K 105 9
                                                  

-¿Como que Jake esta muerto?- pregunte temiendo lo peor -No me digas que tu...-

-No- me interrumpió Greg -no fui yo, ni siquiera se me permitio estar cercas de él-

-Entonces ¿que sucedió?-

-Alguien filtro un poco de información y los noticieros la esparcieron en menos de una hora, entre la información se mencionaba el hospital en el que estaba Jake y el nombre de sus víctimas, al parecer el padre de una de las chicas entró a la habitación de Jake y le disparo-

-¿No había guardias vigilándolo?-

-Si, pero al parecer el sujeto logro entrar mientras los guardias cambiaban de turno. Bueno solo quería que lo supieras antes de dar a conocer el hecho públicamente- dijo Greg dándome la espalda -me voy-

-Greg- se detuvo -ese "alguien" que filtro la información ¿no habrás sido tu?- él siguió caminando sin decir nada, sólo se fue. Pero tuve la sensación de que se fue sonriendo, con una sonrisa amarga pero satisfecha.

-Scott, deberías estar en tu habitación- dijo Jim pasando ha un lado mio, estaba revisando unos expedientes, iba a pasar de largo pero lo tome del brazo deteniéndolo.

-¿Tu lo sabias?-  dije, y él se giro mostrando confusión en su rostro -¿Tu sabias la verdad sobre Rachel?- Jim suspiró.

-Debí haberlo dicho antes ¿no es así?- se recargo en la pared y miro al techo -¿Cuando te enteraste?-

-Ella me lo dijo y recordé todo-

-¿Todo? ¿Hasta que Demián casi viola una puerta?- Ambos reímos -Lo siento, no creí conveniente para tu situación el decirtelo-

-Te entiendo, y aunque me lo hubieras dicho no te habría creído-

-Debo decir que me sorprende, se volvieron a encontrar y se enamoraron de nuevo-

-¿Y tu como sabes que nos amamos?-

-Lo que se ve no se pregunta, bueno debo seguir con mis rondas-

Regrese a la habitación, mi amada estaba sentada en la cama, parecía pensar en algo. No creí adecuado decirle lo de Jake.

-¿Cres que pueda ver a Jade?- me pregunto.

-Claro que si, deja busco a Jim para que nos lleve-

Rachel

Scott salio de la habitación, y yo me quede mirando a la nada. Fueron demasiadas emociones juntas. Ahora todo es tan distinto y no se como acostumbrarme. Al menos Alex se alegrara al saber que tiene un papá.

Mire mi cuerpo, todas mis heridas. Todo parecía un mal sueño, pero ahí estaba mi cuerpo recordándome que todo fue real.

Scott entro a la habitación con una silla de ruedas en la que me ayudo a sentarme. Salimos de la habitación y ahí estaba Jim, quien nos guio a el área de terapia intensiva.

-Tu amiga esta muy grave- dijo Jim -pero se recuperará- nos mostró una habitación -por su estado solo podrán verla a través del cristal. Pero cuando despierte seré él primero en informartelo- después de eso se fue.

Ahí estaba Jade, solo un cristal nos dividía, estaba pálida, con tantos tubos conectados que de no ser por la maquina que registraba su ritmo cardiaco, yo no creería que esta viva.

-Es mi culpa- Murmuré y las lágrimas comenzaron a correr por mis mejillas.

Inmediatamente sentí unos brazos rodearme.

-Tranquila, ahora todo esta bien- me susurro Scott.

-No lo estará, no mientras Jake este vivo- dije con furia. Scott se arrodillo frente a mi y me miro fijamente a los ojos.

-Él no volverá a hacerte daño, ni a ti ni a nadie mas- la seriedad de sus palabras me hizo comprender a que se refería.

-Él...-

-Si, así que no te preocupes mas por eso-

Estuvimos un par de minutos mas ahí, después volvimos a nuestra habitación, pero antes de entrar Scott llevo la silla en otra dirección. Terminamos en una pequeña sala de estar con una hermosa vista a la ciudad.

-No creo que quieras volver a la habitación tan pronto- me dijo Scott mientras se sentaba a un lado mio.

-Cualquier lugar es mejor que estar encerrados- Sonreí.

-Me encanta tu sonrisa- dijo y me sonronje -también me encanta que te sonrojes-

-¿No crees que es injusto que yo no te haga sonrojar a ti?- Murmuré.

-Eso nunca lo sabras-

-Eres malo-

-Tanto como tu lo desees- se mordió el labio y me miro fijamente.

Nuestros rostros se acercaron lentamente, hasta unir nuestros labios, me sentí tan bien, tan segura tan feliz. Nos separamos por la falta de aire, pero anhelado un poco mas.

-No quiero volver a estar lejos de tu vida, lejos de Alex, lejos de ti- me dijo con una mirada llena de determinación -quiero saber si tu también quieres continuar con esto, si necesitas tiempo para asimilar todo lo sucedido lo comprendere-

-No- dije -no quiero volver a estar lejos, ¿tienes idea del tiempo que pase esperando volverte a encontrar? No dejare que te alejes de nuevo- dije con seguridad.

Estoy segura de lo que siento y de lo que quiero. Y lo quiero a él en mi vida y en la de Alex.

-¿Estas completamente segura?-

-Tan segura como en la noche que deje que me besarás-

Scott me abrazo y luego me beso, desbordaba alegría, esto es algo que ambos siempre quisimos.

Seguimos hablando de varias cosas, en particular de Alex, perdimos la noción del tiempo. No lo había pasado tan bien en mucho tiempo, ahora estábamos tranquilos planeando cosas sin temor a nada.

Una enfermera nos pidió que regresáramos a la habitación pues pronto servirían la cena.

Cuando llegamos a la habitación, me pareció extraño que la puerta estuviera abierta, entramos y lo primero que vimos fue a Demián articulando un "Lo siento". Entonces vi a otras dos personas dentro de la habitación, un hombre y una mujer, ambos mayores.

-¿Que hacen aquí?- les dijo Scott a esas personas, sonaba molesto.

-Es esa la forma de dirigirte a tus padres- contesto la mujer.

Ni la muerte podra tocarteDonde viven las historias. Descúbrelo ahora