A mi mamá, que me aconseja cuando necesito ayuda al escribir.

A mi papá, que tiene fe en cada libro que escribo. 

A mis amigas, que me incentivan a desarrollar mis historias.

A mis lectores fieles, que apoyan cada obra que redacto.

A todos los crushes del mundo, que pintan de rosa nuestra vida aburrida.

Y a vos, que te tomaste el tiempo de leer este alocado libro.

Hayes¡Lee esta historia GRATIS!