Capítulo 10

4.5K 339 23

PUNTO DE VISTA DE DYLAN

Seguí un rato jugando con el móvil de Crystal pero me aburrí, además me daba un poco de pena que viera lo mala que era comparada conmigo.

Lo apagué y lo dejé en la cama. 

La miré y vi como cogió el móvil para mirar la hora; las 10:30. Seguía con el moflete apoyado en mi hombro, lo que hacía que pareciera muy cansada. Cerró sus ojos azules y seguimos así un rato.

Luego se apartó y vi como su mejilla izquierda, la que había apoyado en mí, estaba completamente roja, por lo que me hizo reír. Ella tenía los ojos entrecerrados y parecía demasiado dormida como para darse cuenta de la razón por la que me reía.

Me dejé caer en la cama y me quede mirando el techo.

-¿Qué hacemos? -le pregunté.

-No sé -me dijo mientras se frotaba los ojos con las manos.

-¿Tienes sueño?

-Lo raro sería que no lo tuviera... -me respondió mirándome.

Luego ella también se dejó caer al lado mío, de manera que los dos estábamos tumbados. 

Y así nos quedamos durante unos minutos. Empecé a pensar que Crystal se había dormido, entonces fue cuando cerré los ojos y por primera vez en mucho tiempo, me dormí en seguida.

***

Me desperté en el mismo lugar en el que me dormí, al lado de Crystal en su cama. Aunque ahora ella estaba mucho más cerca. Estaba tumbada de lado, de manera que notaba su respiración en mi costado derecho. Menos mal que no estaba más arriba porque si no, habría olido mi axila, y no creo que le hubiera gustado.

Estaba dormida y respiraba con dificultad. Vi que tenía el pulso acelerado.

Crystal estaba teniendo una pesadilla, estaba seguro.

Yo había tenido muchas pesadillas, desde siempre, aunque aumentaron radicalmente con el fallecimiento de mis padres, y sabía que despertarse en medio de una de ellas, no era nada agradable.

Creía que levantarse sin saber que habías tenido una pesadilla era mucho mejor que saberlo, así que opté por no despertarla, aunque no la podía dejar sola, por lo que me quedé.

Me acerqué lo que pude y le empecé a acariciar el pelo levemente. No me gustaba verla así de nerviosa, y menos saber que no podía hacer casi nada.

Seguí pasando mi mano por su pelo hasta que volvió a respirar con normalidad, entonces retiré mi mano lentamente.

Miré la hora, eran las 12. Los demás se habían ido de excursión y no iban a volver hasta la hora de la cena, por lo que supuse que los profesores que se habían quedado en el hotel vendrían a buscarnos a Crystal y a mí a nuestras habitaciones para ir a comer. No creo que les gustara vernos en la misma habitación, peor en la misma cama, así que tenía que irme.

Me levanté lo más despacio que pude para que no se despertara y abrí la puerta para volver a mi habitación.

***

PUNTO DE VISTA DE CRYSTAL

Me desperté en mi cama, pero Dylan ya no estaba. Debía de haberme quedado dormida y se habría vuelto a su habitación, aunque todavía estaba su olor en el lado en el que se había dormido.

¿Por qué no sonríes?¡Lee esta historia GRATIS!