Lujuria.

10.2K 956 153

Lauren no era exactamente buena con sus palabras, nunca la compararon del mismo modo que lo hicieron con poetas como Robert Frost o autores de teatro como Tennessee Williams.

Entonces, para pedirle a Lauren que exprese correctamente lo que estaba sintiendo, también un concepto muy extraño para ella, en palabras...bueno, eso era pedir demasiado. Y es por eso que se alejó de Camila después de su confesión.

Y Camila prácticamente había previsto que se había dado cuenta de que Lauren se había acercado a la vida con palabras brutas, por lo que no se sintió tan ofendida cuando la chica de pelo negro se escabulló.

Estaba confundida, sí.

Pero no ofendida.

Aunque Camila también estaba paralizada. A pesar de su inexperiencia en todas las cosas románticas, nunca pensó en la posibilidad de que le gustara el mismo sexo que ella. Nunca había mirado a una mujer y pensó wow, claro, admiraba su belleza, pero nunca fue hechizada por ellas. Y sí, eso cambió la segunda vez que Lauren giró en torno al primer día que se conocieron. Camila había sido sorprendida por lo verde que eran los ojos de Lauren...pero eso no justificaba darle un nombre, ¿verdad?

¿Incluso tenía que darse un nombre?

Solo había besado a una chica una vez, seguramente podría escribir eso como experiencia y continuar con su vida normal, heterosexual.

Excepto que no podía, porque el beso se repetía una y otra vez en su cabeza hasta que estuvo mareada y se desplomó contra la pared para apoyarse.

El beso era todo lo que ella había imaginado que sería su primer beso.

Encendió esos fuegos artificiales e hizo que su estómago se revolviera de la manera más gloriosa y Camila podía fácilmente descifrar a Lauren como una besadora increíble, sin el ligero regusto de nicotina, pero no iba a reflexionar demasiado sobre eso.

Y cuando se llevó la mano a los labios, sintió un ligero cosquilleo al tocarlos y lo regordetes que eran.
Porque ella besó a una chica.

Porque una chica la besó.

Y a ambas les gustó.

Lauren, por otro lado, no podía creer que le había confesado esos pensamientos internos a Camila. Simplemente no podía entender cómo la chica se había abierto camino en la mente de Lauren tan fácilmente y había distorsionó cualquier tipo de sensación que la chica de ojos verdes había tenido.

Y si eso no fuera suficiente, Lucy finalmente apareció en la escuela apenas cinco minutos después del encuentro de Lauren con Camila.

Lucy la buscó al instante, y no hizo caso que los labios de su pareja sexual estuvieran hinchados y su cabello revuelto, pero tampoco iba a enfrentarse a Lauren porque había actuado lo suficiente como una novia celosa por una semana.

Así que Lucy se resignó al lado de Lauren después de alcanzarla, pero Lauren apenas le habló más de dos palabras. Lucy nunca había visto a la chica de ojos verdes tan perdida en sus propios pensamientos antes. Y ella estaba segura de que una cierta morena de ojos marrones era la causante.

"Algo pasó." Camila decidió confiar en Dinah. Ella se ha encariñado rápidamente para convertirse en la confidente más confiable de Camila, a pesar de sus gestos ruidosos. "Lauren me besó...o yo besé a Lauren. Nos besamos".

Camila prácticamente entrecerró los ojos y se encogió de hombros, solo para encontrar a Dinah agarrándola por el brazo y arrastrándola al baño más cercano, haciendo un show de abrir cada baño y revisar que no hubiera nadie.

"¿Qué diablos quieres decir con que tú y Lauren se besaron?" Dinah le lanzó una mirada que gritaba ira.

"Quiero decir, con los labios juntos, las lenguas tocándose...todo el asunto. Y luego me dijo que tenía sentimientos por mí". El tono de Camila era algo monótono, como si estuviera demasiado perdida en sus propios pensamientos para realmente preocuparse por las emociones. "Fui su primer beso".

Don't Touch Me¡Lee esta historia GRATIS!