Noche de Calor - Capítulo 1

Comenzar desde el principio



El armario se cerró con un leve siseó y su imagen quedo al descubierto, ya estaba listo, pantalones blancos y camisa a juego para realzar su bronceado, cogió las llaves y con paso decidido se dirigió al local elegido, uno, dos, tres pasos ya esta, estaba dentro, alfombra roja y luces de neón azules, todo muy chic y ¡caro!

Adder se deslizó entre la gente y pidió una copa en la barra, Bacardi con lima para no perder la costumbre, miró hacia la pista y sonrió malicioso al encontrar lo que buscaba, dio un trago y se aproximo hasta su objetivo.

__Esta es la noche__se dijo para sus adentros y tras aguardar unos segundos la chica se le acercó. 

Era una mujer atractiva, de pelo corto rubio y rizado, ojos azules y vestido de Gucci, zapatos Jimmy Choo y bolso a juego, dio una calada a su pitillo y libero el humo en la cara de Adder que le tendió una copa, intercambiaron un par de miradas y al poco ya bailaban (bueno lo intentaban) entre magreos y más alcohol. Ambos sabían lo que querían así que no perdieron más tiempo, ella le hizo una seña y él la siguió hasta la salida donde le tendió las llaves de su Aston Martin descapotable con matrícula Kylie. Sonrió complacida y de un salto se repantigó en el asiento del acompañante esperando a que su improvisado chofer hiciera lo propio.

__Vamos a tu casa__le pidió susurrando en su oído a la vez que su mano reptaba por el “cambio de marchas”, rió y se aparto el cabello de la cara dando un grito al sentir el rugido del motor acelerando a medida que enfilaban hacía el apartamento.

La puerta se abrió y tiro el bolso al suelo a la vez que, bajándose los tirantes dejaba que el vestido cayese al suelo, y sin dejar de besarse se afanó en desnudar a su compañero mientras iban dirigiéndose hacía la habitación dejando tras de sí una estela de ropa y botellas vacías que se estrellaban en el suelo inundando el lugar con el olor dulzón del ron. Cayeron sobre la cama y dieron rienda suelta a sus deseos hasta quedar bien satisfechos.



Suspiró y con resignación miró el reloj, las tres de la madrugada y nada, ya llevaban más de tres semanas con aquello y no habían tenido éxito. Aquella misión era una pérdida de tiempo pero no había una opción mejor, se aparto el mechón que caía por su nuca y bebió un trago de su Martini. Miro a su alrededor y estiro las piernas discretamente cambiando de postura, ya estaba harta de largar a niñatos y machitos gilipollas que tan sólo intentaban meterse en sus bragas noche tras noche con ese chunda chunda ritual metido en los oídos, estaba claro que aquel tipo no aparecería, es más, estaba segura de que aunque estuviera no se acercaría a ella, era demasiado listo.

¡Joder! Quería atraparlo de una vez por todas, ya habían muerto demasiadas chicas a manos de ese psicópata. Volvió  a echar un vistazo al local, debía ser un chico atractivo, agradable y sobretodo de labia viperina, ya que las seducía sin problemas, no se trataba del típico gigoló de discoteca de eso estaba segura así que fue descartando instintivamente a los chicos que iba viendo.

__¿Aburrida?__dijo de pronto una voz a su izquierda.

Niki se sobresaltó y se giró para ver a su interlocutor

__Llevo un rato observándote, y he llegado a la conclusión que no estás aquí por placer ¿esperas a alguien o estás trabajando?

__Me temo que me han plantado.

__No me lo creo, una chica tan guapa como tu ¿quién sería capaz de rechazarte?

__Un imbécil__dijo con naturalidad.

__Eso seguro, soy Ike__se presentó alargando su mano.

Niki se la miró y cuando por fin se decidió a estrechársela él la agarró del brazo acercándola hasta él, ella dudo un instante pero luego sonrió al notar una copa en su mano y oír la voz de él murmurar es un placer en su oído. Ella se presentó y conversaron hasta que su móvil empezó  a vibrar en su bolso.  

Noche de Calor - Capítulo 1¡Lee esta historia GRATIS!