Título completo: ¿Otra vez las hormonas?; dedicado a VanesaLopezRubio.

Era viernes por la mañana y ya estábamos subiendo al autobús. Habíamos quedado en que como Ally quería sentarse con Alex yo iría con Bryan. El rubio metió las bolsas de ambos en el espacio dedicado a estas y nos sentamos, ni al fondo, ni delante, sino en un lugar intermedio.

En los primeros asientos iban los empollones y los pelotas, junto a la profesora de biología y al de educación física, el cual se había apuntado al saber que íbamos a hacer actividades al aire libre —aunque algunos decían que era porque tenían un lío—, el caso es que a mi no me hacía mucha gracia, ya que su materia no era mi favorita que digamos. Luego teníamos a los que se sentaban atrás, los miembros del equipo de fútbol y las animadoras. Por último estábamos los del medio, a los que yo definiría como simplemente normales o que quieren pasar desapercibidos.

'Cause for the world you are someone but for someone you are the world... —empecé a cantar divertida y Bryan me enchufó los cascos poniéndomelos. Los dos terminamos riendo.

Horas después Bryan iba mirando por la ventana ya casi dormido y yo escuchaba canciones con mi iPod mientras leía un libro. Sí, me llevo un libro y el iPod al bosque y a la playa. No, no me mareo. Y sí, sí puedo leer a la vez que escucho música.

Terminé el libro unos quince minutos antes de llegar ya que era corto y el camino había durado cuatro horas más o menos. Soy de esas personas que no son capaces de dormir en el autobús y claramente ahora tenía sueño. Sacamos nuestras bolsas y seguimos a los profesores. Ally y Alex se unieron a nosotros en el camino por el bosque.

—Acamparemos entre los árboles, la playa queda cerca chicos, pero la excursión consta de ver los dos sitios —decía la Sra. Brown desde delante.

—Estoy deseando ir a la playa —dijo Ally emocionada.

Perdí el hilo de la conversación de los chicos y me centré en la naturaleza, todo era muy bonito ahí. Cogí una profunda bocanada de aire y no me di cuenta de que nos estábamos adentrando demasiado en el bosque hasta que el profesor de gimnasia se giró para hablarnos.

—Algunos pensaréis que nos hemos perdido en el bosque —lo cierto era que los murmullos habían comenzado hace rato—, pero no, nos hemos adentrado tanto porque vamos a acampar aquí, y así para salir formar parejas que deben orientarse con solo una brújula hasta la playa. Si habéis prestado atención en las clases será fácil.

Sin más ambos profesores se pusieron a montar sus tiendas, ¿iba en serio? ¿Nos iban a dejar solos en medio del bosque para que encontrásemos la salida hacia la playa? Bryan me sacó de mis pensamientos al pedirme ayuda para montar nuestra tienda.

Media hora después todos teníamos listas ya las que serían nuestra viviendas este fin de semana. Bryan se fue con sus amigos y Ally se unió a mi, ya que dormiríamos juntas a no ser que a alguien sí le afectaran las hormonas y se fuese con Alex. Espero que no me deje sola.

No pude pensar en más, ya que algo golpeó mi cabeza haciendo que soltase un grito ahogado.

—¿Pero qué...? —pregunté frunciendo el ceño y me agaché a coger la pelota que estaba en el suelo, objeto que había impactado segundos antes en mi cabeza.

—Lo atraes todo —dijo Daniel llegando a mi y quitándome la pelota de las manos.

—Está claro, hasta a los animales —lo miré dándole a entender que hablaba de él, el chico a veces podía llegar a ser un poco tonto.

Izquierda o derecha ©¡Lee esta historia GRATIS!