Prologo.

823 109 2

Casi todo el tiempo ha habido alguien que te ha subestimado, alguien que te dijo que no podías solo por creer en algo, por gustarte algo o simple y sencillamente por nacer como eres.


Te han hecho menos en una actividad por ser hombre o mujer. Te han dicho que a ti no te corresponde algo solo por venir de un país diferente. Te dicen y dan por seguro que actúas de cierta manera por factores ajenos a ti, que no puedes cambiar.

Andy ha escuchado ese tipo de comentarios todo el tiempo, no solo hacia él sino a todo lo que lo rodea y por un tiempo trató de no darle mayor importancia; hasta que lo empezó a afectar directamente. Y ya sé que pensarán que es un egoísta o un inconsciente pero fue así, él no supo lo malo del problema hasta que se volvió parte del mismo y vió todo desde el lugar de la víctima y vivió la injusticia de ser juzgado por personas que no lo conocían en absoluto.

Nadie debería de ser algo o gustar de algo solo porque los demás esperan que así sea.

No porque sea rubia es tonta.

No porque sea hombre no debería llorar.

No porque es japonés le gustan las matemáticas.

No porque es reservada significa que es una antisocial.

No porque le guste el rosa quiere decir que será gay cuando crezca.

No porque sea pequeño es débil.

No porque tiene dinero es feliz.

No porque le guste hablar más con hombres quiere decir que es una puta.

No porque tenga malas notas es idiota.

No porque sea Alfa es alguien especial y singular que obtendrá todo lo que se proponga.

No porque sea Omega nunca logrará lo que desee a menos que dé el culo.

Andy y Carter se harán más conscientes el unos del otro, descubrirán que no importa si eres Alfa, Beta u Omega, siempre tendrás problemas, siempre habrá alguien que te juzgue.

A

ndy decepciona a su familia al descubrir que es un Omega y sus problemas solo parecen empeorar.

Carter es hijo de una reconocida familia de Alfas en la que nunca ha sentido que encaja realmente.

Un Amor Que No Quiere Ser¡Lee esta historia GRATIS!