C24

33.6K 3.4K 1.7K

El tiempo que duró encontrar pistas sobre Arthur y todo lo que había pasado duró alrededor de dos semanas, en donde no pude ver a Cailín, sólo podía ver a Bernard que era mi abogado y también a Jaxon que nos encontrábamos en la misma celda

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

El tiempo que duró encontrar pistas sobre Arthur y todo lo que había pasado duró alrededor de dos semanas, en donde no pude ver a Cailín, sólo podía ver a Bernard que era mi abogado y también a Jaxon que nos encontrábamos en la misma celda. Estábamos en un lugar alejado de la prisión en sí, eran celdas pequeñas, y no nos habían pasado a la prisión con todas las personas que ahí había.

—Tengo malas noticias —Dijo Bernard en cuanto se reunió con nosotros, sólo faltaba un día para el juicio y no apetecíamos recibir malas noticias a esas alturas. —Bueno, buenas y malas.

—Las malas primero —Dijo Jaxon de inmediato.

—No hay forma de que Mike confiese como nosotros queremos y está empeñado en decir en que su supuesto jefe no existe.

—Es un hijo de puta —Apoyé los codos en la mesa. Pasé mis manos por mi rostro limpiando una suciedad imaginaria. ¿Por qué estaba actuando así? Lo saqué del país para salvarlo y ahora todo parecía una puta broma.

—Sólo a él pueden creerle sobre su jefe, ya que es el único que trabajaba para él, por ende es bastante válido.

— ¿Y Arthur? —Pregunté.

—Sólo podemos confirmar que a ambos los amenazó, pero no a Mike, ya que hay testigos que dicen que en ningún momento se apagaron las cámaras del interrogatorio.

— ¿Y esos testigos quiénes son? De seguro son los mismos idiotas que estaban ahí para mí interrogatorio.

—Puede ser, no lo sabemos, pero de todas maneras si uno de ellos declara en contra de Arthur, el supuesto jefe sigue no existiendo para la jueza.

—Debemos armar una historia, Bernard —Dijo mi amigo en un tono serio.

—Eso estoy intentando hacer, Jaxon —Lo miró. —Si no existe el supuesto jefe y hay huellas de un auto, pudo haber sido otra persona.

— ¿Quién?

—No lo sabemos —Bernard bajó su voz y yo respiré profundo.

—Sólo debes decir que no fuimos nosotros, Bernard —Pidió Jaxon.

—Es lo que diré, pero me han puesto muchísimas trabas en esto, sé que Arthur está empeñado en meter a la cárcel a Caín y no me ha dado lugar para hablar con las otras personas del caso.

—Es una puta injusticia —Reclamé molesto.

—Lo es, pero es válido dentro de prisión —Entrelazó sus dedos mientras nos miraba a ambos intercaladamente. —Seguiremos con la misma historia, alguien los mató, no fueron ustedes, pero si otra persona, sino que averigüen de quien era ese puto auto.

—Ya no aguanto ni un puto segundo más aquí adentro, Bernard —Golpeé la mesa con la palma de mi mano.

—Pues vas a tener que aguantar —Me enfrentó Jaxon. —Porque el objetivo es salir de esta mierda, no preocuparnos si hemos estado mucho o poco tiempo aquí.

DECADENTES © #2¡Lee esta historia GRATIS!