Blanca

19 1 0

Nada más nacer, Blanca fue separada de su madre, sabiendo, de algún modo, que a lo largo de su patética vida sufriría la misma suerte que ella.

Durante años vivió aislada en un minúsculo habitáculo sin ver la luz del sol, con otras compañeras de su edad, a las que veía chillar, llorar y morir. Viendo como enfermaban, las maltrataban y asesinaban.

Ella también fue golpeada en muchas ocasiones pero, más por desgracia que por buena fortuna, se mantuvo fuerte hasta el final.

Al alcanzar la edad adecuada fue violada más veces de las que podía contar, y cuando sus hijos nacían también eran arrancados de sus brazos.

Sabía que algunos morirían, y sabía que otras vivirían como ella: obligadas a sufrir para alimentar a otros con mayor poder.

Pasó años en el mismo lugar. Enferma, sin ver el sol; pariendo y comiendo, pariendo y comiendo. Viendo como le arrebataban a los hijos que nunca quiso tener pero que aún así deseaba salvar.

Estaba gorda por la falta de ejercicio. Tanto que sus piernas no pudieron soportar su peso.

Un día calló, torciendo sus extremidades, las cuales jamás se recuperaron.

Entonces sus dueños lo vieron claro: ya no era útil. Así que la mataron.

Blanca era una vaca. Y probablemente fue tu comida.


Ilustración de Miguel Trasierra

Ilustración de Miguel Trasierra.

Blanca¡Lee esta historia GRATIS!