Parte 9

119 15 11

-Taehyung, ¿nos vamos?
Sera, se detuvo a su lado. Se dio un regaderazo rápido antes de irse del deportivo, esperaba que al salir, Samantha ya no estuviera con ellos, pero no fue así, regreso a mirarla por última vez mientras salía junto a Sera tomada de su brazo.

Samantha lo vio irse con la chica. Jungkook y Jimin se fueron juntos. Sus nuevos amigos parecían mas divertidos que los de Taehyung.
-¿Te gustaría continuar la fiesta en otra parte? -le dijo el mas alto de ellos, lo llamaban Nam.
-Claro -dijo sin dudar.

Mientras conducía, Tae no dejo de pensar en Samantha, ¿por que precisamente con ellos? Los tipos tenían la peor mala fama de todo el campus.

El cabecilla de ese trio era Namjoon, un maldito genio con un alto coeficiente intelectual capaz de recordar los detalles mas ínfimos. Yoongi, de piel tan blanca como el azúcar se hacia llamar "sugar" por sus amigos mas íntimos era un tipo frío que rara vez hablaba, sólo observaba. El último, Hoseok. Él tipo lo asustaba un poco, siempre sonreía y siempre hacia locuras, parecía alguien demasiada feliz. Era un trio bastante extraño.

Detuvo la camioneta frente a la casa de Sera.
-Gracias Tae -la chica se acerco a él dándole un beso en la mejilla, tomándolo por sorpresa.
-Por-por nada Sera- aún tenía las manos aferradas al volante.

La chica bajo de la camioneta y espero afuera, sonriendo lo despidió hasta que la camioneta desapareció.

Samantha, Nam, Suga y Hoseok pasaron a comprar mas licor y fueron a la casa de este último.

-Pasen, pasen- les dijo invitándolos, moviendo la mano apresuradamente- mis padres no están, así que no hay problema.

Pasaron a un amplio salón y Hoseok puso música, Samantha y Nam colocaron las botellas de licor sobre la mesa de centro, Suga abrió una y comenzó a preparar las bebidas en vasos.

Tae subió a su habitación, entro al baño y abrió discretamente la puerta que conducía a la habitación de Samantha, ella no estaba allí. ¿donde diablos te has metido? Su madre llegaría mañana por la tarde, no debería preocuparse entonces, que regrese cuando quiera.

Pidió a una de las chicas del servicio que le preparara la bañera, cuando estuvo lista, entro en el agua tibia y perfumada, desde que Samantha regreso se sentía tenso.
Recargo la cabeza en el borde y cerro los ojos, trato de mantener su mente en blanco pero no pudo, la sonrisa de Samantha aparecía intermitentemente, sonreía igual que cuando era niña, no pudo evitar verla como una niña, con sus rubios cabellos iluminados con el sol volviéndolos casi blancos.
Habían ido a un día de campo en uno de los parques sobre el río Hang, ella sonreía mientras lo tomaba de ambas manos jalandolo colina arriba.
-Corre, TaeTae -le decía esta muestras él, la seguía.

Samantha pasaba mas tiempo en su casa que en la propia. Recordó que una noche, hicieron una casa de campaña con sus sabanas y jugaron a acampar, unos días después su padre los llevo al campo a la casa de la abuela y acamparon al aire libre.

Taehyung era hijo único, después de la escuela no tenia contacto con otros niños, así que siempre pasaba el tiempo solo, haciendo sus deberes o jugando con su tableta electrónica, pero, cuando ella llego todo cambio. Sus días se iluminaron con la luz de sus ojos azules y el sonido de su risa.
Samantha irrumpió en su vida y por ese corto tiempo fue el niño mas feliz del mundo, hasta que ella se fue dejándolo sólo de nuevo.

Namjoon había comenzado a besarla y ella no se resistía, tal vez era el alcohol y el tabaco que la había puesto en ese estado eufórico o el hecho de que Namjoon besaba realmente bien.
-¡hey! ¡hey! ¡vayan a un hotel!- les gritaba Hoseok riendo divertido.
Samantha se aparto de Nam y dio un largo trago al contenido de su vaso para después, fumar de su cigarro.
-Salgamos- les dijo a los chicos, quienes la miraron sin comprender- vayamos a recorrer la ciudad de noche.
-¡Si vamos!- se cuento Hoseok.
Nam la tomo de la mano y beso su dorso.
-Por que mejor, nos ponemos cómodos en la habitación de Hobie.

Princesa Rebelde¡Lee esta historia GRATIS!