36.

2.1K 104 5

—Hola, chicos. Lamento molestarlos pero ¿podría mi hija tomarse una foto contigo?— Una mujer preguntó amablemente por una foto con Niall mientras ibas caminando con él por las calles de Londres.

La mujer parecía tener unos 25 años mientras que su hija parecía tener no más de 4 años, la niña tenía unos rizos rubios en su cabello y tímidamente se escondía un poco detrás de la pierna de su mamá.

Niall sonrió antes de contestar.— Por supuesto, me encantaría.

Soltaste su mano para que pudiera acercarse a la niña. Él se puso en cuclillas para estar al nivel de la pequeña.

—Hola, ¿cómo te llamas?— Preguntó en una de esas voces que todos ponen cuando hablan con algún niño.

—Jazmín.— Ella respondió.

—Jazmín... wow, eres muy bonita, me gusta tu cabello. ¿Quieres que nos tomemos una foto?— Niall preguntó.

La pequeña asintió y sonrió rápidamente. Niall sonrió también y la levantó en sus brazos.

—Eres muy fuerte.— Jazmín mencionó haciéndonos reír.

—Supongo que sí lo soy, probablemente es porque me como toda mi comida.— Niall respondió.

—¿Incluso los vegetales?— La niña preguntó disgustada.

—Especialmente los vegetales.

Soltaste una risa porque sabías que Niall no odiaba a los vegetales pero tampoco era un gran fan de ellos.

—Para ser una niña grande y fuerte tienes que comerlos.—Niall dijo hacia Jazmín.

—Está bien, prometo que lo haré.— Ella mencionó mientras asentía.

—Bien.— Niall sonrió.

Tú y la mamá de Jazmín rieron sobre cómo la conversación se había convertido en vegetales.

—Bien, chicos. Sonrían.— Su mamá mencionó.

Niall y Jazmín sonrieron grandemente mientras la mamá tomaba la foto. No pudiste evitar sonreír al verlos. Los dos se veían realmente lindos e hizo que tú corazón se encogiera.

—Quedó muy bien. Muchas gracias.

Todos se despidieron y Niall volvió a tomar tu mano para poder seguir caminando. Miraste a Niall y mencionaste:—Aw, Niall. Te veías realmente lindo.— Mencionaste con ternura.

Su cara comenzó a volverse roja, estaba completamente sonrojado. Reíste y te acercaste más a él.

—Niall, te sonrojaste.

—¿Qué? No es cierto. Yo no me sonrojo.

Soltaste una risa.

—Mmh, sí claro, no lo haces.— Te paraste de puntitas y dejaste un pico sobre sus labios haciéndolo sonreír.

—Sabes...— Él mencionó haciéndote volver a mirarlo.— Me voy a ver mucho más lindo cuando se trate de nuestros hijos.— Soltó tu mano y puso su brazo alrededor de tu hombro, acercándote a su cuerpo y recargaste tu cabeza sobre su pecho mientras seguían caminando.

—Estoy segura que lo harás.

Imaginas | Niall Horan¡Lee esta historia GRATIS!