1.- No puedes estar aquí

133 12 7

TaeHyung baila en medio de la pista, perdido ante las visuales y las luces, perdido en el retumbar constante de la música. Quizá, TaeHyung anhela en demasía un instante consigo mismo, necesita estar solo y qué mejor que estarlo al verse rodeado de personas desconocidas que, tal como él hace, bailan sin parar; algunos con los ojos cerrados y otros con los ojos abiertos a los repentinos pensamientos. TaeHyung desea con todas sus fuerzas dejar la mente en blanco y permitir que su cuerpo se llene de sensaciones, pues quiere escapar, sin importar cómo, de que por la mañana tendrá que encontrar un modo de comenzar otra vez, de enfrentar la vida con el dolor a cuestas como si nada ocurriese, como si buscase la manera de continuar a pesar de la pérdida de la persona que más ama en el mundo.

Con las manos en alto, TaeHyung aplaude y vitorea junto con los demás, para luego escuchar un sonido repetitivo y sin gracia como antesala a la salida del tercer DJ que se presentará en esta noche. Entonces, TaeHyung comprende que es momento de salir de ahí y volver a enfrentar la realidad. Así, despidiéndose con un gesto de cabeza del guardia que lo dejó entrar, TaeHyung enfrenta el aire húmedo de la madrugada y los charcos bajo sus pies. A su favor, poco le cuesta adaptar la mirada a la escasa luz del callejón y, dando unos cuantos pasos, se sube sobre el contenedor de basura y alcanza la escalera de emergencia. Mientras sube hasta el que es su nuevo hogar, TaeHyung siente que poco a poco se van perdiendo los sonidos de la noche y sólo queda la agradable sensación de sus oídos, aquel zumbido que va desapareciendo y que es la fiel respuesta a que estuvo expuesto a sonidos que superaron los setenta y cinco decibelios.

Como es de esperar, la mujer que duerme en la habitación principal jamás percibió su ausencia, por lo que TaeHyung camina por el departamento hasta alcanzar la puerta de lo que un día antes era una simple habitación para invitados, ingresa en ella y, esquivando las dos maletas aún permanecen cerradas, se deja caer sobre la cama.

"Buenas noches, halmoni", es lo que susurra antes de conciliar el sueño.

~ ~

Al despertar, TaeHyung se siente algo atontado y con dolor de cabeza, con suerte ha dormido un par de horas y le toma unos minutos darse cuenta en dónde se encuentra. En forma definitiva, adaptarse a su nuevo hogar le costará un buen tiempo, sobre todo ante el hecho de que desde la ventana de su habitación lo único que ve es la pared de concreto del edificio vecino, el que conoció la recién pasada noche.

- ¡¿Hijo, estás despierto?! ¡Me iré en quince minutos! -grita la mujer desde la sala, por lo que a TaeHyung no le queda otra opción más que meterse en el baño para tomar una ducha rápida.

Minutos después, cuando observa su nuevo uniforme escolar que cuelga tras la puerta de la habitación, se siente nostálgico y piensa en si se sentiría igual en caso de haber optado vivir junto a su padre y hermano menor. Aunque, de todos modos, cualquiera de las dos opciones traería consigo el extrañar en demasía a su abuela, anhelar con toda su alma el que cada mañana sea ella quien lo despierte con una sonrisa.

- Taehyungie, ¿llevas todo lo necesario? -manejando a toda velocidad, cuestiona la mujer.

- Supongo -responde y luego le da un mordisco a una manzana, su único desayuno al tener que salir a prisa.

- Hablé con tu profesor, dijo que te va a estar esperando en la entrada de la escuela, quería que cuando se acabaran las clases de hoy te quedaras para que te pongas al día con las clases que has perdido, pero le dije que debías ir a la academia privada... Ah, aquí es la parada del autobús -detiene el auto de manera abrupta- ¡Que tengas un buen día, amor!

- ¿A qué hora llegará a casa? -pregunta antes de cerrar la puerta.

- Oh, cierto... -responde la mujer y toma la cartera para sacar un par de billetes- Compra algo para la cena porque no sé a qué hora voy a llegar, una de mis compañeras de trabajo está de cumpleaños, así es que iremos a festejar a algún lado ¡Cuídate, bombón! -anuncia luego y emprende el rumbo al trabajo, mientras TaeHyung arroja lo que queda de manzana a un basurero y se sienta a esperar el autobús.

If not with me...¡Lee esta historia GRATIS!