¿Pincoya....?

8.8K 1.3K 1.3K

La Pincoya es una criatura perteneciente a la mitología de Chiloé, en el sur de Chile. Tiene el aspecto de una mujer joven y muy hermosa, con una larga cabellera rubia----

-¡¿Qué?! ¡No, no, no...! Estás mal...

-¡La leyenda empieza así...!

-¡No idiota esa leyenda está mal..! Es demasiado arcaico para ser real. Está desactualizada. ¡Obsoleta...!

-¿Desactualizada...? No creo que las leyendas se desactualizen.

-¡Claro que lo hacen idiota! Los tiempos cambian, las creencias cambian, la gente cambia. Las leyendas son historias vivientes, claro que van a cambiar.

-¿Y según tú qué es lo que cambia...?

-Para empezar te contaré la historia de la última Pincoya que vi.

-¿Tú...? ¿La viste? ¿Con tus propios ojos...? Si, claro, cuéntate una nueva....

-Es la pura verdad, la vi con mis  propios ojitos. Ven, ven, siéntate y prepárate para escuchar la mejor historia de tu puta existencia.

-No exageres.

La Pincoya, no es solo una. Van teniendo hermanas que delegan su trabajo en las costas, es generacional...

-¡Espera...! ¿Es en serio...? ¿Así comienza la narración....? ¿No te lo estás fumando...?

-No, no... Es la verdad. Cada Pincoya desaparece luego de fugarse con su correspondiente pescador. El amor las hace evadir sus responsabilidades, hasta desaparecer. Déjame narrar la historia como yo quiera...

-Puta la huea, ya, ya... El amor otra vez, el amor siempre es el culpable.

De hecho ni siquiera es mujer propiamente tal. Su apariencia difiere de pescador a pescador. Tienen la apariencia más atractiva a los ojos de quien la mira.

-¿Eso quiere decir que la Pincoya puede ser maricón....?

-No le digas así, y lo que quiero decir es que la Pincoya puede llegar a ser hombre si el pescador llegará a ser gay. De hecho esa es nuestra historia...

No se basa en la misma mierda de siempre, de la sirena que se enamora del pescador, esa que desea piernas. No. Está sirena siempre tuvo piernas, y aunque las cubrieran solo algas siempre conservó su apariencia etérea.  

No se basa en el mismo pescador. Este no estaba interesado en la pesca, ni en ser príncipe, ni ninguna de esas cosas que les importa a la gente. Desde que era un niño todo lo que quería en la vida era la música. El chico nació bendecido con la gracia de una melodiosa voz. Cantaba y cantaba por donde quiera que fuera. 

Esta Pincoya lloraba y lloraba a los mares por hacerla diferente a sus hermanas predecesoras. Esta vez nació de los mares un hombre. Un hombre muy guapo de finas facciones y delgado cuerpo, manteniendo su cabellera dorada y rizada. 

Hermoso, nadie lo pondría en tela de juicio. Grácil como el solo. Y la única persona que lo aborrecía era él mismo.  

El chico no sé explicaba por qué había nacido así.

Él no debería ser hombre...

No sabía que había hecho mal.

Por qué nació diferente.

Pero por mucho que se lo preguntara nunca tuvo una respuesta. Lo reflexionó todas las noches, como también todos los días. No había momento en que no estuviera martirizándose por este hecho. 

Danza hacia el mar.  -Kookmin #2L0EDonde viven las historias. Descúbrelo ahora