Capítulo 41

4.7K 649 245

Me desperté confusa, al abrir los ojos lo primero que percibí fue una intensa luz blanca y un murmullo de voces, entre ellas distinguí la voz de Álex, me di cuenta de que estaba en el hospital. Sentí un dolor agudo cerca del abdomen, al tocar por la zona y notarla vendada recordé todo lo sucedido anteriormente.

—¿Almi?

Tragué saliva y traté de incorporarme sin mucho éxito, Álex me frenó tocándome el hombro con suavidad.

—No te muevas, necesitas descansar.

Emití un suspiro con dificultad y moví el brazo para acariciarle la mejilla al ver como sus ojos brillaban preocupados.

—Pensé que me iba a morir Álex... no me imaginaba que existían dolores tan fuertes como ese —hice una mueca—. Me desmayé, ¿verdad?

—Sí, lo que no sé si fue por el dolor o por verte sangrando, siempre has sido muy aprensiva.

Indignada quise darle un manotazo pero recordé lo jodida que estaba al sentir un pinchazo en el abdomen, mi rostro se tensó al notar el dolor.

—Creo que ha sido por ambas cosas.

—Has sido muy valiente, Almi. Estoy muy orgulloso de ti.

—Y yo de ti hermanito, si no hubiera sido por ti...

—Shh —puso un dedo en mis labios mandándome callar—. Lo importante es que estás bien, llamaré en breve a mamá para decirle que estás aquí —sonrió—. Seguro que ha visto en sus sueños que te han disparado y le está dando un ataque.

—Luna... espero poder verla en breve, la echo mucho de menos —suspiré—. ¿Qué ha pasado con las demás chicas?

—También están aquí, las trajeron en otras ambulancias y seguramente ya estén reposando en sus camillas.

—Espero que estén todas bien... en cuanto pueda me acercaré para verlas —Me removí en la camilla—. ¿Ya soy famosa? —pregunté irónicamente.

—Vamos a averiguarlo —respondió Álex mientras encendía la pequeña televisión que había en la habitación.

Buenas tardes, noticia de última hora: Les informamos de que Alma Lobo, la chica desaparecida hace seis meses en Asturias, ha sido rescatada en un suburbio de Barcelona gracias a la estrecha colaboración que ha tenido la policía de Oviedo con la policía de Barcelona.

Nuestro equipo periodístico ha podido acceder al lugar de los hechos, donde se encontraba secuestrada la joven, junto a otras diez chicas de diversas nacionalidades, y podemos constatar que ha habido varias muertes, entre ellas la de Pietro Masutti, uno de los integrantes más peligrosos de esta banda criminal, junto a Marco Fiore que se encuentra en paradero desconocido. Les rogamos su colaboración para encontrar al resto de personas que conforman esta banda. Muchas gracias y les dejamos con los deportes.

—Tengo miedo Álex —dije con voz temblorosa mientras le veía apagar la televisión—. Aún no han atrapado a Marco.

—Seguro que lo harán, no te preocupes. Eso ya es trabajo de la policía —contestó mientras se dejaba caer en el incómodo sillón que ponen para los familiares de los pacientes.

Le miré con ternura, no decía nada pero estaba muy cansado, se le veía exhausto con esas marcadas ojeras y esos ojos que no paraban de parpadear, luchando por mantenerse despiertos. Su preciosa oscura melena estaba revuelta y llevaba la ropa arrugada, como si hubiera dormido con ella, no era la única que necesitaba descansar.

—Hermanito.

—¿Sí? —preguntó sobresaltado, pegando un bote en el sillón.

—Acabas de echarte y ya te estabas quedando dormido —sonreí—. ¿Por qué no vas a por un café?

Sombras Partidas (✔)¡Lee esta historia GRATIS!