Capitulo 11: La ceremonia

1.9K 150 8

La joven despierta y se encuentra en su habitación con un kimono blanco con grabados hechos en plata a su lado ... al verlo recordó que ya era el día de su boda con Sesshōmaru ... más sin embargo algo muy en su interior no la hacía sentir totalmente segura de lo que estaba a punto de hacer ... pero a la vez algo le decía que tenía que estar con aquel ser de su misma especie con quien se le comprometió desde antes de nacer... además que en este tiempo había comprendido algo, realmente amaba a Inuyasha? O solo era la costumbre de estar a su lado a lo que ella llamaba amor, ya no quería sufrir más.. pero a la vez quería viajar con el un poco más.. entonces pensó en Sesshōmaru.. en lo que sentía al estar consigo.. acaso era.. ¿Amor?.. No cabía la menor duda.. pero no como lo que creía sentir por Inuyasha.. sino algo totalmente diferente, un sentimiento verdadero.. pero a pesar de esta confusión.. un triste recuerdo vino a su mente .. era de Inuyasha y Kikyō .. la joven al recordar aquellas veces que vio al Hanyōu irse a buscar a aquella sacerdotisa de la cual ella es reencarnación le dio una especie de seguridad más fuerte de su interior ...se dispuso a ponerse el kimono .. y dirigirse al área del castillo en donde se realizaría la boda..

– Querida futura nuera .. —Dijo Irasue en tono sarcástico desde su trono al verle llegar— ...mi hijo está esperándote dentro de aquel cuarto donde el Monje Yōkai que ha unido a todos nuestros clanes al pasar de los siglos los unirá en matrimonio.. Huh...?—La observa de arriba a abajo botando la presencia de ese bello kimono—
..Veo que te luce tan bien como lució en mi ... ese mismo kimono utilice cuando Tōga y yo nos casamos..

La joven algo sorprendida ve el kimono y sonríe levemente.

– ...G-gracias...

– No hay mucho tiempo .. así que anda... ve —Dijo agitando sus manos de una forma un tanto... graciosa (?)—

Kagome se dirige al íntimo ritual previo a una futura ceremonia de celebración donde estarían todos los clanes.

Sesshōmaru al verla entrar con aquel hermoso kimono que resaltaba aún más su hermosa figura queda perplejo. Él portaba el haori que utilizó su padre el día de su boda, era de color negro con patrones dorados.
Solo se dispuso a verla de reojo hasta que la joven se sentó a su lado para entonces voltear a ver al moje y asentir diciéndole que prosiga con el ritual.

Como en toda boda japonesa en especial de antaño .. el monje se dispuso a colocar una botella de sake y un cuenco para que la hembra le sirva de beber a su esposo.. después de ello comenzó por decir una serie de conjuros a los antepasados del clan para asegurar la duración de por vida del matrimonio...

– Ahora sírvale sake a su señor ... —ve a Kagome—

Al saber los modales y rituales del matrimonio la chica lo hace sin problemas.

El demonio se dispone a beber un sorbo del licor seriamente.

– Ahora su majestad .. es momento en que la marque definitivamente.. pero eso tendrá que ser esta noche .. justo a media noche .. cuando la luna nueva despierta ..

Sesshōmaru asiente y se levanta tomando la mano de la joven haciendo que está también lo haga.

– ...Con esto doy por culminado el ritual tal y como se lo prometí a su padre y lo realicé en su momento con este .. —se levanta y se va de la habitación dejando solos a la pareja recién casada—

El Daiyōkai ve a los ojos a su ahora esposa y la toma por la barbilla robándole lentamente un profundo beso el cual fue correspondido para sorpresa del suscrito.

Un momento después se separa lentamente  y le susurra cerca de los labios.

– Finalmente .. esta noche te haré mía totalmente.. —Se acerca despacio al cuello de la chica y lo huele instintivamente—

La joven sintió escalofríos lo cual el demonio desde luego percibió y tomó su cintura.

– Escúchame.. tú eres mi hembra.. harás todo lo que te diga y harás lo cuando yo lo diga lo entiendes ?..
—Pega un poco «tal vez demasiado» su cintura a la de la chica dándole a entender a lo que se refería— ..me perteneces a mí todo tu ser .. cuerpo y alma son míos...

A pesar que como comúnmente sucede con las demonesas al casarse y su instinto las obliga a ser cariñosas y afectuosas con sus esposos en el caso de Kagome su orgullo y necedad eran aún más grandes por lo que al escuchar aquello no pudo evitar replicarle.

– No puedes ordenarme que hacer todo el tiempo...Yo soy Kagome, no importa si soy humana o Inu Daiyōkai yo seguiré siendo yo misma.. espero que entiendas eso..y si no es así de igual manera eso nunca cambiara ¿Entien--

En aquel momento fue interrumpida por Sesshōmaru que la había silenciado con otro rápido beso.

– ...Hablas demasiado...

Solo dijo eso, dejando a la joven en un silencio total, era una reacción que en el fondo ella esperaba recibir por lo que sin poder evitarlo libera una ligera risilla.

– ...Hm...?

Esa reacción sin embargo fue una sorpresa para el demonio, pero optó por no comentar nada al respecto y continuar su camino hacia la ceremonia con los demás clanes.

Irasue al verlos llegar se levantó un momento del trono para alzar la voz y que la observasen.

– En este día estamos reunidas todas las dinastías para conmemorar a la decencia del clan del oeste que se ha fusionado con el del Este... —Gira su mirada hacia Sesshōmaru con Kagome— ... El día de hoy yo... Irasue, Inu no Kami , dejo mi trono así como el de mi difunto señor Tōga, Inu no Taishō en manos de nuestro hijo Sesshōmaru y la joven soberana Kagome.

Sesshōmaru se sentó en el trono que era de su padre y Kagome en el que era de Irasue, una vez hecho esto la anterior soberana de esas tierras y madre de su ahora esposo le colocó su preciado collar que portaba la gran roca Meidōu, en la que «aunque la joven no lo recordaba aún» se encontraba el portal por el que Inuyasha había sido transportado al inframundo.

Después de la ceremonia...

Irasue se acerca a Sesshōmaru ya habiéndose ido todos los invitados.

– ...Ya es hora...hazla tuya de una ves antes de que pase la media noche...

– A mí el gran Sesshōmaru nadie me da órdenes .. y mucho menos tú... lo haré cuando yo lo decida...

– De acuerdo has lo que quieras .. tan terco como tú padre .. —Se da la vuelta y se va del lugar—

Sesshōmaru ve a Kagome serio y de la nada la carga de la cintura.

– ...Ha llegado el momento...

La joven sorprendía ante el acto se ruborizó levemente notando una especie de tensión en Sesshōmaru, sus ojos se notaban un tanto rosados casi rojos.

El demonio rapidamente llega a su gigante alcoba y un tanto brusco coloca a la contraria en la cama poniéndose sobre ella.

Ella solo le veía a los ojos.

Los ojos del Daiyōkai se tornan totalmente rojos ya que su instinto lo había desear en exceso hacerla suya de una ves, por lo que la comienza a besar de una forma desesperada.

Kagome solo cerró sus ojos pensando.

« ¿Realmente quiero esto? ..por un lado siento que algo me hace no negarme .. pero por otro.. siento el deseo de salir de aquí e ir con Inuyasha... ¿Inuyasha estará bien? Es cierto! Yo lo vi...aquí...entonces ella...Ella lo transportó al interior de aquel portal...Espero que pueda salir... ¿Por qué me preocupo por el?... Bah... de seguro está pensado en Kikyō en estos momentos...Pero aún así no puedo evitar preocuparme por el... Pero yo... yo la me he dado cuenta... no le amo... o al menos ya no... mi corazón solo le pertenece a una sola persona... y ese ser no es nadie más que Sesshōmaru..»

El demonio se separó un momento y sonrió diabólicamente susurrando al oído de la joven.

– ...Por fin te haré mía ...

Kagome Inu Daiyōkai ¡Lee esta historia GRATIS!