Capítulo 10: El castigo

20.1K 941 54

Título completo: El castigo; dedicado a AngelaVargas2.

Al día siguiente, cuando llegué al instituto, me dirigí junto a Bryan y Ally que estaban hablando en una esquina pero el conserje me interceptó en el camino. Lo miré sorprendida.

—Victoria, el director quiere verte en su despacho.

—¿Por qué? —fruncí el ceño y él se encogió de hombros.

—No lo hagas esperar —después de eso se fue sin más.

Caminé junto a Bryan y Ally de todas formas.

—¿Qué quería el conserje? —preguntó la rubia curiosa.

—Tengo que ir al despacho del director... —me encogí de hombros.

—Pues ponte en marchar —dijo Bryan mirando su reloj—, pronto será hora de que entremos en clase.

—¿Quieres que te acompañemos? —preguntó Ally y yo negué.

Les dediqué una última sonrisa antes de irme, ¿qué querría el director de mi? Me encogí de hombros mentalmente y en menos de diez minutos ya estaba delante de su puerta. Suspiré y llamé con los nudillos.

—Pase —se escuchó desde dentro.

Abrí la puerta y cuando entré fruncí el ceño al ver a Daniel ya sentado frente a Thomas, el director. ¿Qué hacía él aquí?

—Siéntate, Victoria.

—Vicky —corregí mientras me sentaba al lado de Daniel y frente al director.

—Ambos deberíais saber porque estáis aquí.

Miré a Daniel pero vi que él tenía la misma expresión que yo; la verdad es que ninguno tenía idea de porque nos encontrábamos ahí. Al final el director se dio cuenta y resopló.

—Ha llegado a mis oídos la historia de que ayer, Daniel, le dedicaste a Vicky una gran muestra de afecto, por lo contrario, también he escuchado que no acabó como quizás esperaban los espectadores. Habéis infringido dos normas. No se permiten tales exhibiciones en público y están totalmente prohibida cualquier tipo de agresión física y/o psíquica. 

Lo miré arqueando ambas cejas, ¿esto iba en serio? Le eché un vistazo a Daniel y él, de nuevo, lucía la misma expresión que yo.

—Estará de coña... —se me adelantó—. Es algo que podemos arreglar entre nosotros —hizo un gesto con la mano.

—Estoy hablando totalmente en serio y debido a esas infracciones los dos estáis castigados.

—¡Pero si fue culpa suya! —miré mal a Daniel.

—Me da exactamente igual —se encogió de hombros Thomas, el cual ya no me parecía tan buen hombre—. Hoy por la tarde ambos os quedaréis después de clase a cuidar las plantas del patio trasero. La profesora de biología siempre se está quejando de que las pisáis y estropeáis.

—Venga ya... —me crucé de brazos, el director estaba utilizando nuestro pequeño percance para obligarnos a mantener contenta a la de biología, casi podría decirse que era explotación a los menores... Bueno, quizás no tanto—. ¿Y... tenemos que hacerlo juntos? —hice una mueca cuando él asintió con la cabeza antes de mirar el reloj.

—Ya podéis iros, las clases están a punto de empezar —recogí mi mochila mascullando cosas por lo bajo y salí negando.

—Nos vemos después de clase, Vicky —Daniel me guiñó un ojo y tentada estuve de tirarle algo a la cabeza. Lástima de no tener nada al alcance.

Izquierda o derecha ©¡Lee esta historia GRATIS!