For every story tagged #WattPride this month, Wattpad will donate $1 to the ILGA
Pen Your Pride

PEACHY!

2.1K 272 277


I

Las 8 de la mañana en Seúl, y en alguna cafetería, dentro de una poco ajetreada avenida, cerca de una academia de artes escénicas a la que tristemente tenía que asistir todos los miserables días de su vida, Huang Renjun soltó un suspiro mientras terminaba su ahora cuarta taza de café consecutiva en una soleada mañana, mientras del otro lado de la mesa, se encontraba un chico de cabellos castaños y hermosa sonrisa enarcando una ceja al ver cómo el tipo frente a él había terminado esa taza de café más rápido de lo que alguien podía decir Gastroenterología.

—Si pides otra taza, voy a confirmar que un 80% de ti está hecho de café. —una risa que sonaba como si el otro estuviera bastante congestionado (o en la pubertad) resonó por toda la pequeña cafetería haciéndolo cerrar los ojos divertido.

—No, ya no pediré otra, —el castaño que anteriormente rió, asintió con una gran sonrisa en los labios, tomando un sorbo de su propia taza de café que aún después de unos treinta minutos, no había podido acabar aún. Además de que no le agradaba mucho el usualmente amargo sabor a café, éste lo ponía un poco (muy) hiperactivo. —Nana, termina eso rápido, vas a llegar tarde, y si eso pasa, yo también lo haré.

—Lo siento —dijo felizmente, alargando las vocales de cada palabra, y sonrió mostrando sus blancos dientes.

Maldita sea, le sonrió de nuevo. Con una cara de sufrimiento impregnada en su rostro, Renjun soltó un gritito dentro de su taza.

No es justo —pensó, viendo con el corazón en la mano a Jaemin sonreír,— un mocoso con voz chillona y poco razonamiento lógico no puede hacerme sentir como si el alma fuera a salírseme del cuerpo.

Podríamos decir que la situación sentimental de Renjun no era muy buena en estos momentos; muchos menos si eres un adolescente con cabello dañado por el tinte color rojo que su madre le prohibió usar, complicaciones con su vida académica, difíciles prácticas con su banda de rock alternativo los jueves y su penosa condición física que había notado hace poco.

Sumando a todos esos problemas adolescentes totalmente concernientes, estaba el terrible, doloroso y bastante patético hecho de que efectivamente, había comenzado a desarrollar una extrañísima clase de atracción nada amistosa a su supuesto mejor amigo, el niño de voz chillona que lo único que sabía hacer bien era hablar sin parar, montar rabietas y ver de manera indebida a los amigos del hermano mayor de Renjun cuando éstos visitaban su casa por razones totalmente comprensibles como meterse a la piscina en su patio trasero.

Por otro lado, no es como si el rubio hubiese sabido desde un principio que esto iba a suceder, porque no, sólo pasó, del mismo modo como el sueño comienza a acechar a alguien, cosquilleando los párpados primero, para después intentar cerrarlos, y haciendo al final que los juntes y deseches tu sentido común por completo en un doloroso lapso de tiempo en el que tratas con todas tus fuerzas no hacerlo.

Eso mismo intentó. Pero el sueño fue mucho más fuerte que sus ganas por mantenerse despierto. Y lo había atrapado, y a pesar de que no quisiese aceptarlo, estaba hundiéndose. El verlo todos los días de su vida tampoco ayudaba, sólo se recordaba día a día lo mucho que estaba tratando de no arruinar las cosas con él.

—¿Renjun? ¿Ya podemos irnos? —el chico lo miró, y dejó sus ojos encima de él por unos sólidos dos minutos, hasta que de la nada, comenzó a reír fuertemente, logrando que sus lindos dientes se vieran y sus ojos se achicaran, siendo decorados después por sus propias manos para cubrir lo rojo que su rostro comenzaba a ponerse debido a la falta de aire, consecuencia de su risa ensordecedora, que cabe señalar, no tuvo ningún motivo para ser soltada.

Aún así, Renjun sonrió, o trató de hacerlo sin que pareciera aterrado, porque era algo recíproco, si Jaemin sonreía, de algún modo, él terminaba sonriendo también, aunque fuera por nulas razones o cosas de las que no tuviera que reírse.

peachy! + jaejun¡Lee esta historia GRATIS!