no quiero separarme jamas de ti

21.3K 783 16

#Capitulo 60

—Lo siento tanto…— nos dijo sin despegar su mirada de la tabla —Pero debido a los golpes que sufrió…— volteo su mirada hacia nosotros —Tuvimos que realizarle una gran cantidad de exámenes para asegurarnos de que no hubiera golpes internos— ¡demonios! Que no podía decirnos ‘El está bien’ o ‘Pueden pasar a verlo’ me estaba muriendo por dentro. —Llego inconsciente pero ya está estable— todos lanzamos suspiros de alivio.
No pude evitarlo, pero lágrimas de felicidad se escaparon de mis ojos.
— ¿Y cuándo podremos verlo? — pregunté
— ¿Cuándo saldrá?— pregunto Jonathan
— ¿Podemos verlo ya?— también Daniel pregunto
—Tranquilos— nos callo Chris ante nuestra saturación de preguntas hacia el doctor
—Gracias…— le dijo el doctor a Chris —Lo podrán ver en cuanto despierte, y lo mejor será que se quede por algunos días…— nos comento —Sufrió muchos golpes y seguro estará adolorido— a pesar de saber que estaba bien sentía terrible. —Así que les recomiendo que vayan a casa y descansen, el está fuera de peligro.
—Esperaremos…— respondimos todos al unisonó
—Si así lo desean— dijo finalmente para después regresar por donde había venido.

Más tranquilos nos sentamos de nuevo en la sala de espera, Jonathan llamo a Pattie y a Dereck y yo llame a casa, para avisar también. Ya que seguramente otra noche no llegaría a casa.

—Si quieres ve a casa…— le dije a Chris quien se estaba quedando dormido nuevamente
—No me iré— me contesto con los ojos cerrados
—Aww…— dije enternecida — ¿Quieres ver a Justin?— era obvio que no era asi
—No necesito responderte eso…— contesto sin abrir los ojos —Creo que tuvo suerte, yo no lo hubiera dejado solo ‘inconsciente’— lo decía en serio, vi como Daniel estaba a punto de pararse, seguramente para reclamarle, pero Jonathan lo evito.
Sentía la fija mirada de Daniel sobre mí, parecía molesto. Seguramente era por el comentario de Chris. Pero él no sabía absolutamente nada asi que no tenía por qué meterse. Me puse de pie, necesitaba ir al baño.
—Ya vuelvo…— avise y camine siguiendo los pequeños letreros que indicaban donde estaban los baños.
Lave mis manos y moje mi rostro antes de salir de los sanitarios. Salí distraída acomodando mi blusa y accidentalmente choque con alguien.
—Lo siento…— dije rápidamente y al levantar mi mirada, logre ver a Daniel
— ¿Quién rayos se cree ese imbécil?— estaba molesto
— ¿Qué imbécil?— tenía una ligera impresión de a quién se refería pero era mejor asegurarme
—Chris.
—Mira para empezar no es ningún imbécil— le aclare
—Si, si lo es, se está metiendo con Justin, por lo tanto se está metiendo conmigo.
—Escucha…— me tranquilice lo mayor posible —Justin y yo tuvimos unos problemas… y él y Chris nunca se han llevado bien— explique aunque no tenía la obligación de hacerlo —Chris es mi mejor amigo casi mi hermano y a mí solo me importa que Justin lo entienda— se dio la media vuelta no sin antes aniquilarme con la mirada.
-Wow… pero si tan solo hace unos días me desvestía con la mirada- pensé y comencé a caminar hacia la sala de espera.
Me senté a un lado de Chris, Sin duda. Agradecía de sobremanera tenerlo. A pesar de su sobreprotección, es increíble.

Me recargue en su hombro y de un momento a otro caí en un profundo sueño.

—Mari…— escuchaba a lo lejos —Mari…— comencé a abrir mis ojos y me encontré con Jonathan y Chris.
— ¿Qué pasa?— pregunte adormilada
—Justin despertó— me informo Jonathan y en cuestión de segundos lo ‘adormilada’ se me fue y me puse inmediatamente de pie
— ¿Ya lo vieron? ¿Cómo esta? ¿Cómo se siente?— pregunte acelerada pero la mirada de Chris me indico que me tranquilizara.
—Si… ya lo vimos, solo faltas tú y te está esperando— sentí que el corazón se me salía al escuchar las palabras de Jonathan
—Esta es…— me indico la puerta marcada con el 221 —Estaré abajo con los demás— me aviso antes de caminar por el pasillo por el cual habíamos venido.
Di dos golpes en la puerta esperando una respuesta y asi fue.
—No hay nadie…— dios, su voz me hizo estremecer y después reír
—Entonces volveré más tarde…— escuche la pequeña carcajada de Justin.
—Pasa hermosa…— es más que obvio que entraría.

Entre a la habitación, las paredes eran blancas decoradas con un par de líneas azules de diferente tono.
Sentí como mi corazón se estrujó al verlo, su rostro tenia moretones y raspones, su brazo izquierdo enyesado reposaba en su estómago. Pero su sonrisa seguía siendo la perfección misma. No pude evitarlo y un par de lágrimas rodaron por mi mejilla. Me acerque a él y tome su mano.
— ¿Cómo estás? ¿Cómo te sientes? ¿Necesitas algo? ¿Cómo te sientes?— pregunte con un nudo en mi garganta
—Bien, algo adolorido, a ti y bien— contesto cada una de mis preguntas sin quitar esa sonrisa —Ven…— se movió hacia un lado para hacerme un lugar en la cama, pero note su gesto de dolor
—Amor no te muevas si te lastimas…— le dije pero me ignoro y comoquiera se movió
—Ven…— repitió y reí. Me acomode con suma delicadeza a un lado de él. Señalo su pecho con su mano no lastimada. Indicándome que me recostara ahí. Pero yo temía lastimarlo. Pero ante su insistencia me recosté en su pecho escuchando el perfecto palpitar de su corazón.
—Nos diste un susto terrible — le dije abrazándolo
—Lo siento…— soltó una pequeña risa —Fue culpa del estúpido que paso el rojo— levante mi cabeza para poder verlo a los ojos
—Te amo Justin…— di un suave beso en sus labios
—Te amo Mari — tomo mi barbilla para atraerme de nuevo a sus labios
Estuvimos platicando por horas, le conté que ya todos se habían enterado, de que Ana había roto la promesa que le había hecho a él, pero como quiera dijo que la llevaría por el helado. Le conté lo de Daniel y su enojo en contra de Chris.
—Estoy inconsciente por unas horas y me pierdo de todo.
— ¿Unas horas?— reí —Amor fue un día completo…— se unió a mis risas
—Mari — su rostro se puso serio de un momento a otro, no puedo mentir. Llegue a sentir un poco de temor, era extraño que la sonrisa desapareciera de esa forma de su rostro
— ¿Si?— pregunte tratando de controlar todo mi sistema nervioso
—No quiero separarme jamás de ti…— acaricio mi mejilla con ternura

El niñero¡Lee esta historia GRATIS!