Título completo: Necesito más...; dedicado a Gabs_97.

Al llegar a casa lo primero que hice fue tirarme boca abajo el en sofá. ¿Qué coño había hecho? Negué intentando no pensar pero al final no me quedó más remedio que llamar a Ally. Escuché 5 tonos antes de que ella cogiese el teléfono.

—¿Qué coño quieres a las diez de la noche?

—¿Puedes venir a mi casa? Es... es una emergencia.

—¿P-Pero...? —pareció darse cuenta al fin—. ¡Hoy has estado con Dan para terminar el trabajo!

—Uhmm... Sí, ¿vas a venir o no? 

—Ya estoy de camino —contestó antes de colgar.

Diez minutos después alguien llamó a la puerta. Vaya, esta chica era bien rápida cuando quería... Abrí y no esperó ni un segundo para comenzar a bombardearme a preguntas.

—¿Qué ha pasado? —gritó histérica.

—Cállate —ambas nos sentamos en el sofá y dejé escapar un suspiro antes de contarle detalladamente lo sucedido—. Y yo... joder, no debí haber correspondido, aún no sé ni por qué lo hice... —dije afectada una vez hube contado ya toda la historia.

—Wow... —fue lo único que dijo Ally.

—Lo que me preocupa es que... joder, ¿y si sus padres no hubiesen llegado? ¿Le habría dejado llegar al límite? ¿Lo habríamos...?

—No, estoy convencida Vicky, lo que si creo es que... si Daniel no te sigue gustando a nivel emocional, al menos te atrae... —no dije nada porque quizás tenía razón.

—Entonces... ¿si él vuelve a hacerlo? —negué con tan solo pensarlo—. No quiero, no quiero tener nada con él. A ningún nivel, ni físico ni emocional.

—¿Estás segura? —ella arqueó una ceja—. Hay cosas que simplemente pasan, da igual que las quieras o no.

—Que no, Daniel no volverá a acercarse de esa forma a mi o... —chasqueé la lengua y cambié de tema, había tenido suficiente dosis de Daniel por hoy—. ¿Te quedas a dormir?

—Claro —contestó ella con una amplia sonrisa.

Al día siguiente ambas nos levantamos con trabajo pero llegamos al ascensor al mismo tiempo que Bryan. Lo saludamos y los tres nos pusimos camino al instituto hablando de tonterías y cosas sin importancia.

Al llegar seguimos la rutina diaria hasta que llegó la hora de comer y salí sola de mi clase, metiéndome entre la marea de estudiantes que se dirigía a la cafetería. Fue entonces cuando sentí una mano agarrando mi brazo y arrastrándome hacia un lateral. Alcé la cabeza confusa, tenía hambre.

—Necesito más... —miré a Daniel sorprendida, el cual ya me había apoyado en las taquillas y estaba peligrosamente cerca de mi. Sin decir nada, tan solo con una mirada, me besó. Pude sentir los ojos de todos los alumnos, literalmente, que pasaban a esa hora por los pasillos, puestos en nosotros. Y no eran pocos. Fruncí el ceño ante su insistencia e intenté zafarme de sus manos, que ya estaban ocupadas en mi cintura. 

Finalmente impacté mi rodilla en su entrepierna.

—¿¡Pero qué haces!? —le grité empujándolo.

Vi como él se llevaba las manos a sus partes, dolido.

—Creo haberte dicho que no vuelvas a tocarme —gruñí muy cerca de su oído.

—Ayer no decías eso —se las arregló para darle un toque de diversión a su contestación y yo me preparé para atizarle de nuevo pero sentí unas manos en mis muñecas impidiéndomelo. ¿Qué tenía la gente hoy conmigo, que no paraba de agarrarme? Me giré y vi la expresión calmada de Bryan.

—Suficiente, Vicky.

—Pero él... —me dispuse a quejarme.

—He dicho que ha sido suficiente, nos vamos —hizo que me calmase y me guió a la cafetería.

Miré por encima de mi hombro antes de entrar y pude ver como Daniel ya estaba bien atendido. Un grupo de chicas lo habían rodeado y le ayudaban a llegar a la enfermería. Sin saber por qué eso me molestó.

—¿Me vais a decir ya que ha pasado? —preguntó Bryan cuando Ally, él y yo ya estábamos sentados en nuestra mesa de siempre.

Suspiré hondamente antes de contarle lo sucedido ayer en casa de Daniel.

—Y hoy... —continué—, acaba de besarme en el pasillo, delante de todos —fruncí el ceño molesta y Bryan me miró divertido, alzando una ceja.

—O sea, que puede besarte en su casa hasta que casi os acostáis, pero si te besa en el instituto, delante de todos te defiendes, ¿no? —preguntó el rubio.

—¡Claro que no! —me opuse rápidamente aunque pude ver como Ally se ponía de su parte—. Es solo que ayer... me dejé llevar, aún no sé ni como ha pasado, pero no volverá a ocurrir y este ha sido el primer aviso —dije convencida.

Mis dos amigos me miraron asintiendo y volvimos a clase.

Holiiii, soy Alba y lo primero es que quería disculparme por haber tardado tanto en subir, pero bueno, una tiene una vida fuera de aquí... También sé que el capítulo es un poco corto pero os recompensaré. Estos días intentaré subir lo máximo posible ya que tengo vacaciones hasta el lunes jejejeje. Iba a subir esto ayer pero... FUI A VER DIVERGENTE y no me dio tiempo. En definitiva, espero que os haya gustado, ¡no os olvidéis de votar y comentar! No me gustan los lectores fantasmas... Y muchas gracias a todos por el apoyo, la verdad es que el número de leídos aumenta considerablemente, muchas gracias, en serio.

P.D. Si os fijáis al final dejé la portada de siempre, solo que le cambié un poco las letras, espero que sea de vuestro agrado. Besos, ¡nos vemos pronto! 

Izquierda o derecha ©¡Lee esta historia GRATIS!