Capítulo 27.

1.3K 76 3

Ví su garganta mover rápido, y sonreí. Lo había dejado sin palabras, ahora era mi turno de sonreír por su cara.

-Sí-sí claro. Yo... -tartamudeo y se paso una mano por el cabello como siempre lo hacia cuando estaba nervioso. Me mordí el labio discretamente para no dejar en claro mi debilidad por aquel gesto.

-¿Tú qué? Debes estar allí. Tienes que ver si aprendí o no lo que tú me enseñaste.

-Eso lo sé. Sí, pero -suspiró- no creo que sea buena idea de que este allí en tu primera vez -dijo más nervioso y fruncí el ceño. Algo había entre sus palabras y gestos, pero no lo podía descifrar.

-Sí, sería muy buena idea. Si el chico se sobrepasa conmigo, te tendré allí o si sucede algo y yo me asusto, te tendré allí. Así que sí, es una increíble idea.

El suspiro de nuevo y no solo tengo la cuenta de cuantas veces lo ha hecho en este poco tiempo, pero son muchas, así que solo sonrió otra vez esperando si respuesta.

-Está bien -él gruñe. Y solo me dejó caer sobre el respaldo del sofá satisfecho, mientras el comienza a decirme que es lo que haremos durante esta semana, pero no lo escucho. Solo espero que el día x, como le había llamado. Sea con él y no con algún otro desconocido.

-Sara Alexandra -gruño enojada al estar lejos de la consulta, luego de subirnos al auto. Ella me miró nerviosa, sin saber el porque de mi ataque, y también porque mi cara estaba tan roja y yo tan enojada.

-¿Qué sucede? -pregunta. Las palabras se atascan en su boca y lo sabe, sabe el porqué. Aprieto el puente de no nariz y cierro los ojos, con un largo suspiro cuento hasta diez. Un viejo método en la familia para tranquilizarnos, lo malo de este, es que a veces no funciona -. Te acostaste con Niall -mas que una pregunta fue una afirmación. Ella asintió mirándome a los ojos -. ¿Cuándo se suponía que sería el día en que yo me enterará?

-Esperaba que nunca -contestó con sinceridad luego de un rato.

-¿Nunca? ¡nunca! -pregunté consternada. Ella asintió una vez más -. Soy tu mejor amiga, Sara. Se suponía que nos tenemos que contar todo, más si te acostaste con el chico que me gusta.

-Las mejores amigas se reservan cosas, y esta era una de ellas -dijo y negué con la cabeza- ni Niall ni yo debíamos decir alguna cosa de lo que sucedió entre nosotros. Él es un maldito traidor.

-No lo es. Tú lo eres.

-_____ -suplicó. Y negué con la cabeza, parándola -no puedes hacer esto. Lo que sucedió fue un error, estábamos pasados de copas y lo supimos a la mañana siguiente. Yo no quería que pasara, él no quería que pasara.

-Tú si querías que pasara, no lo niegues. Siempre me decías lo bueno que estaba y lo mucho que querías llevártelo a la cama. Pero adivina que... -hice una pausa y sonreí falsamente- ¡Lo hiciste!

El gran edificio en donde vivía se posó ante nuestros ojos y agradecí a Dios que eso sucediera. apenas Sara apago el motor, me bajé y cerré con todas mis fuerzas la puerta del auto. No tenia ganas de seguir hablando con ella, porque si lo hacia, la cagaría, y mucho.

Y al parecer, ella lo entendió.

...
Directioner13963.

Virgen a los 25 (nh)¡Lee esta historia GRATIS!