EPISODIO 2 - Un Jazmín Perdido

7 0 0
                                                  

Lamentarse es una pérdida abrumadora de energía, no se puede construir nada sobre eso, sólo sirve para revolcarse.

(Katherine Mansfield)

2.1

Definitivamente no era como un Jazmín propiamente dicho.

Aaron es una persona tolerante y muy respetuosa pero hasta a él pueden lograr irritarlo.

Solo había estado un par de horas con ella y ya quería largarse a correr.

Pero ¿Quién es Jazmin?...

>Hace dos horas<

Gritaba, y gritaba desesperado, como una persona a punto de perder su cordura. Esto era demasiado raro para el. ¿Que había pasado en estos dos días que se encontraba en su querido pueblo natal con su amada isla?

¿Se puede saber porque gritas tanto? -Se escuchó la voz de una mujer procedente de una de las casas aledañas a la calle.


Aaron se quedó pasmado al escuchar una voz distinta a la suya, se dio media vuelta y vio a una mujer que se dirigía hacia donde estaba el.

- Hey! -dijo Aaron llamando a la mujer. -necesito hablar con vos-.

Mientras la mujer se iba acercando y se apreciaba a más detalle, Aaron se desiluciono, no era un habitante de la isla (o al menos eso creía), ella había viajado junto a él en el barco de la mañana de su amigo Osvaldo. La mujer era rubia (no parecía natural), alta y de tez blanca como la leche, vestía un sobretodo negro y cargaba un bolso grande, lo que parecía indicar que aún no había llegado a su destino.

- Se puede saber ¿porque tenes que gritar así en medio de la calle? - Dijo la mujer con un tono de voz medio irritada.

- Disculpa - Dijo Aaron - es que me ha entrado el pánico al no ver a nadie en la calle ni en ningun lado.

- ¿Que dijiste? ¿A qué te refieres? - Dijo la rubia ya cerca del doctor.

- ¿No lo notaste? La isla está desierta, sos la primer persona que veo desde que llegue. - Aaron puso al tanto de la situación a la chica.

- ¿No sera porque estan todos durmiendo? - Dijo la chica en un tono burlón y mirándolo de mala manera.

- ¡No! Nada que ver - Dijo Aaron empezando a perder la paciencia con ella - mira yo, soy el director de la unidad sanitaria de la isla y desde el momento en que pise la isla esta mañana no vi a ningún habitante. - hizo un paro para tomar aire.

La joven lo miraba con desconfianza hasta que mencionó que era el director de la unidad sanitaria, ahi fue cuando verdaderamente (o al menos eso parecía) empezó a prestarle atención a la historia.

- Mira -continuaba Aaron con su relato - en la unidad ni la jefa de enfermería, ni los doctores, ni los enfermeros llegaron. No había gente esperando para entrar, los teléfonos daban ocupado, todo muy raro.

La rubia lo miraba atentamente y escuchaba su relato tratando de creerlo.

- Entonces fui al colegio a ver al director que es un gran amigo mio, pero no estaba, ni él, ni estudiantes, profesores, personal de limpieza, nada. Hasta estaba abierta la puerta principal. Desde que sali de ahi anduve por la calle a buscar a alguien que me pudiera decir que carajos estaba pasando.

- ¿No fuiste a hablar con Gerard? -le pregunto la rubia.

- ¿Gerardo, el responsable de la isla,no? -pregunto Aaron con un dolor en el pecho debido a la forma de hablar de la rubia -si fui obviamente, pero tampoco estaba.

Sunu Ikkibu (Español)Donde viven las historias. Descúbrelo ahora