Capítulo 25.

1.3K 77 10

El lunes de la próxima semana llegó rápido. Eran las diez y media de la mañana y Luke estaba frente a mí buscando algunas cosas en su portátil. Se había comportado extremadamente indiferente conmigo y supe que algo andaba mal. Besarlo como había hecho la semana pasada había sido un error, solo provocó que todo lo que habíamos avanzado ese tiempo, muriera, quedando como dos completos desconocidos, nuevamente.

No me quedó más que jugar con los dedos de mis manos, femeninamente decorados por un par de anillos que habían pasado de generación en generación y algunos que completaban el atuendo que ese día usaba.

El tarareaba una conocida y pegajosa canción que hacia hacia tiempo atrás me resultaba placentera. Ahora solo provocaban una gran molestia al sentir su fría indiferencia una vez más. Y subí mi cabeza para mirarlo. Desde que había llegado su mirada no se había despegado de la pantalla de su portátil y ni siquiera había cruzado palabra más que las de saludo.

Mas que el tatareo de él, el sonido que hacían las agujas del reloj al pasar cada segundo la estaba volviendo loca, habían pasado diez minutos desde que llegó, diez minutos en los cuales se sentía realmente ignorada y des minutos de desesperación.

Cada sonido imperceptible para el oído de una persona ahora se hacia tan claro como el agua.

-Bueno -el sonido de su voz y sus ojos puestos en mí me hicieron mirarlo de inmediato. -¿Cómo has estado? -preguntó, con un tono natural, como si no hubiera pasado nada.

Me encogí de hombros y respondí.

-Bien, todo bien.

-Me alegra -él sonrió, bajando la pantalla de la portátil, cerrándolo completamente y poniendo sus brazos arriba de ella.

-¿Qué haremos hoy? -pregunté, tratando de sacar el incómodo silencio de la situación, además de sus ojos mirándome fijamente.

-Hoy no haremos nada, personas su hablaremos algo.

Mi corazón comenzó a palpitar descontroladamente enseguida. Cerré los ojos y apreté los puños procurando que él no viera no actuar. Tenía miedo de que él momento en en cual él dijera que tenemos que hablar, llegará. Sabía que se refería a lo que había sucedido hace una semana; y no estaba preparada para las palabras: "lo que pasó entre nosotros, fue un error".

-¿Sobre qué? -tratando de parecer normal, pregunté, regalándole la más falsa de mía sonrisas.

-Bueno, creó que, la primera etapa de todo esta cumplida. Me dijiste que sabías sobre sexo. Tu problema; sabes mas o menos que ocurrió y porque le tienes miedo al toque de un hombre y -tragó, tan pequeñamente, que pudo haber pasado inadvertido, pero lo noté -vimos como te comportabas con un hombre.

Sabía a lo que se refería, claramente, a lo que sucedió entre nosotros, no a lo que sucedió con Jack ese día en el club. Asentí en silencio, pareció que aquello no provocaba nada en mí.

-Pero, creo que deberíamos dejar a un lado todo y comenzar realmente con la terapia.

-¿A qué te refieres?

-A que debemos comenzar la práctica. Para eso, he conseguido una habitación de hotel y algunos implementos perfectos para la hora de comenzar a ejercer el sexo.

Helada, fría, congelada. Así estaba.

...
Directioner13963.

Virgen a los 25 (nh)¡Lee esta historia GRATIS!