Capítulo 24.

1.4K 80 2

Narra _____:

Sara había chillado de la emoción cuando le dije lo que había sucedido con Niall. Aunque yo aún seguía ausente, pasando en mi cabeza una y otra vez sus labios contra los mios y la extraña sensación de que a él no le había gustado y se había arrepentido.

Hasta había llegado a pensar que cuando él me respondió el beso, yo al menos le atraía, pero eso cambio cuando el le dijo que me veía divertida. Claramente esa no era la respuesta que yo necesitaba.

Ningún chico se quedaba mirando a una mujer porque se veía divertida y menos como él lo había hecho en ese momento, mirándome como si fuera una piedra preciosa a la cual debía cuidar y proteger cada una de sus partes y extremidades. Pero como siempre, tenía una idea equivocada de cada cosa.

-Metió la pata hasta el fondo -ella se aguantó la risa al ver como la mataba con mi mirada. Otras veces me habría reído junto a ella, pero esta no era la ocasión.

Me sentía dolida.

El primer hombre, el cual me gustaba realmente desde hace mucho, no sentía absolutamente nada por mí. Y eso era realmente triste.

-¿Porqué esa cara? -preguntó preocupada, la sonrisa que sonrisa que tenía en su cara se evaporó al instante.

-Él... -suspiré, era difícil, aún más para mí, reconocer una cosa así y más cuando en un principio le había dicho que él ni siquiera me importaba y quería desesperadamente que todo esto terminara para dejar de verlo- Me gusta -terminé. Y su sonrisa se ensanchó cuando su mente proceso las palabras.

-¡Lo sabía! -exclamó entusiasmada.

-¿Lo sabias? -pregunté confundida. Es que acaso ¿era tan obvia?

-Se te nota, bueno, yo lo noto porque te conozco y soy tu mejor amiga.

-¿Se me nota? -pregunté atemorizada.

-No mucho tranquila, ya te lo dije, yo lo noto porque te conozco y soy tu mejor amiga -repitió lentamente sus palabras interiores, las cuales no escuche -Y, no veo el problema del porque esa cara ¿qué sucede?

Suspiré antes de contestar, aliviada.

-Pues, nos besamos, él se separó de mí tan rápido que ni siquiera me dio tiempo de saborear sus labios por última vez -me interrumpió, con una mueca de asco ante mis palabras y reí -dejame continuar.

-Claro, sigue -me alentó.

-Y bueno, me estaba mirando como yo lo miro algunas veces y eso me esperanzó. Pero cuando le pregunté por qué y espero que sea la respuesta que estoy buscando, él me responde como te conté hace rato "te vez divertida" -citó sus palabras con indiferencia, cruzándome se brazos y recostándome en el asiento, como una niña pequeña que no consigue lo que quiere.

-Y sacaste tu conclusión sola -me dice luego de un rato.

-¿Qué otra respuesta hay para aquello?

-Que quizás no quiere admitir que le gustas porque no debe hacerlo. Si mal no recuerdo eres su paciente. Nada puede existir entre ustedes, y él lo sabe muy bien.

-Pero... -me quedó sin palabras. Aunque eso no es la repuesta que pueda ayudarme en esta situación, es coherente.

...
Directioner13963.

Virgen a los 25 (nh)¡Lee esta historia GRATIS!