Capítulo 19. 1/4

1.4K 72 0

Maratón por 1,2 K 1/4

La luz se filtró por la habitación la mañana siguiente. Gemí al sentir todo mi cuerpo estremecer y me senté en la cama lentamente. Me sentía sentía realmente débil y con un pequeño dolor de cabeza, debía ser porque anoche me dormí llorando hasta tarde.

No podía arrancar de mi cabeza los recuerdos de aquella noche que cambió mi vida por completo. Ahora recordaba todo perfectamente; sus manos tocándome, mi madre gritando, mi padre luchando desesperadamente con mi hermano, yo con el cuchillo, mi hermano en el suelo, sangre corriendo a través de mi pie, la mirada de horror de mi padre y como me abrazo fuerte hasta que las sirenas de policías se escucharon de lejos.

Todo había pasado en cámara rápida en mi mente, una y otra vez. Sollocé acurrucándome una vez más entre las sábanas y apartando cada pensamiento. Pero no resultó, así que apreté una vez más los ojos fuertemente. Hasta que me dormí otra vez.

***

El teléfono de la sala sonaba desesperadamente. Eran las tres y media de la tarde y era un día viernes. El dolor de cabeza aún estaba y el chirriante sonido no me favorecía en mucho.

-¿Sí? -gemí, colocándolo mejor en mi oído.

-¡Hasta que contestas! -la voz aliviada de Sara sonó del otro lado del aparato. Solo sonreí débilmente colocando una mano en mi frente, para aliviar el dolor.

-Estaba durmiendo.

-¿Tan tarde?

-No me he sentido bien y estaba cansada, anoche no dormí mucho y bueno, aproveché que hoy es viernes para descansar.

-Oh, ¿te gustaría que fuera?

-Claro que sí, me gustaría mucho -contesté y escuche su risa divertida y como tomaba las llaves de su auto de la mecha de noche a un lado de su cama- Pero... Aunque insistas, no saldré a beber ni a bailar hoy. Así que si querías invitarme a salir, es mejor que no vengas, porque te aburridas como una ostra -le advertí.

Las improvisadas visitas de Sara siempre conducían a lo mismo. Ella me invitaba aun club, yo decía que no y al final me terminaba convenciendo mientras yo terminaba bebiendo y bailando con un desconocido, el cual se alejaba tan rápido de mi como nos conocíamos, cuando sabían mi problema.

-Estoy bien ya con Charlie, así que no te preocupes, que no quiero salir -fingí un sonido de sorpresa al escuchar su respuesta.

-¿Esta tu, Sara Connor, hablando enserio? -pregunté incrédula.

-Sí, _____ Bennet, estoy hablando en serio, ahora colgaré que estoy conduciendo

-Vale, te espero, no tardes -colgué colocando el teléfono en su lugar y caminando lentamente hacia el baño.

Realmente me sentía mal. Al parecer, estaba agarrando una fuerte gripe.

Tomé un poco de mi piel y apreté despacio el extraño moretón que tenía bajo mi muslo. Me dolía demasiado y era tan grande como una pelota de tenis de mesa. Miré hacia arriba de inmediato cuando un nuevo dolor de cabeza me invadió. Inhale y exhale  esperando que se calmara un poco, pero esto solo hizo que se intensificara aun más.

Gemí inclinándome para que mi cara quedara fuera del chorro del agua de la ducha y así poder respirar mejor. Me sentía tan débil y cansada que pensé que en cualquier momento me desmayaría. Respiré profundamente y cerré la llave cuando me sentí mejor, y a duras penas salí de la tina.

...
Directioner13963.

Virgen a los 25 (nh)¡Lee esta historia GRATIS!