Jackie

4.9K 331 1

Despues de que nos contaramos algunas pocas cosas Alicia y yo eramos más unidas (tampoco para exagerar)

Me habló de su vida y yo de la mia.

Vivía con su madre en un enorme campo, siempre habia sido algo antisocial pero le gustaba estar sola, por lo que no se preocupaba de nada.

Su madre desapareció, no saben si esta muerta o perdida, por lo que su hermano mayor fue a buscarla para que viviese con él hasta que su madre fuera encontrada.

Su hermano es varios años mayor, terminó el colegio y estudia en la universidad. Vive solo, o por lo menos lo hacía antes, y según Alicia hay una posibilidad de un setenta por ciento de que fuera gay.

Al día siguiente tuvimos clases juntas, historia. Y no presté atencion en ningun momento, mientras que Alicia anotaba todo lo que se hablaba.

Era una buena alumna, copiado todo del pizarron, atendiendo, dando opiniones.

Hasta que fue la hora de dar los trabajos, la tarea era lo que mas le gustaba dar a nuestro profesor.

Esta vez fue hacer un ensayo de a dos con tu compañero sobre uno de los temas estudiados y exponerlo frente a todos.

Alicia y yo estabamos juntas.

A ella no le molestaba y a mi tampoco, así nos ibamos a conocer mejor.

Quedamos en al dia siguiente ir a mi casa.

Era hora de la salida y planeé ir caminando sola por el camino de siempre, pero no pude.

Jaqueline aparecio a mi lado con una mirada triste.

- ¿Te hice algo?

Me pregunta. No quiero responder.

- Entiendo que no le hables a Asher ¿ pero a mí tambien me vas a ignorar?

- No quiero hablar de eso - Le digo con la voz apagada.

Me agarra del brazo y me obliga a mirarla. Está con el ceño fruncido.

- ¿Te has puesto a pensar en mí? Estoy mal y tu ni siquiera me das la pista para saber que te hice. No piensas en que Drake tambien te extrañ un poquito. Ni siquiera piensas es Asher.

- ¿Que tiene que ver él en todo esto?

- "él" tambien te extraña. No sabes lo importante que eres para Asher. No sabes lo que le pasa contigo, él no quiere darse cuenta de eso. Pero no puedes dejarnos asi como asi sin decirnos la razon. Podemos solucionarlo.

No quize mirarla. Aparté la vista de sus ojos, pero me obligó a mirarla.

- Por favor, dime. No me gusta caerle mal a la gente.

- Jaqueline. Dejame.

- ¡Dime, Frida!

Agarró mas fuerte mi razo, tanto que me lastimó.

Entonces ya no me agarraba segundos despues. Vi a Asher sostener a su hermana muy fuerte lejos de mi.

- Sueltame. Estoy bien. Solo hablabamos.

- Tranquila, Jackie. No tomaste tus pastillas esta mañana.

-Si lo hice - Se de defendió ella mientras trataba de salirse del agarre de su hermano.

- No mientas, Jackie. Las encontré en tu habitacion. Sabes que debes tomarlas.

- Saben feo. Y dan nauseas.

- No importa, si queres estar mejor tienes que tomarlas.

- Te odio.

Asher le entregó las pastillas a su hermana y esta se las tomó con mucho asco.

Miré a Asher, él miraba a su hermana con preocupacion. Admirable.

Tierno.

Jaqueline miró a su hermano otra vez.

- Puedo irme ya? - pregunda ella.

- Te estoy observando, Jackie.

Jaqueline camina con direccion a su casa. Me quedo mirando Asher hasta que nota mi presencia.

Me mira, pero no como antes.

Suspira y camina camino a su casa.

- Asher - Lo llamo sin ser consciente de ello. Se da vuelta y me mira.

Articulo un ''Lo siento'' pero no soy capaz de decirño en voz alta.

Tiene razon al parecer odiarme, yo tambien odiaria a la persona que juró quedarse conmigo y al final hizo lo contrario.

Quiero a Asher, de verdad. Pienso que puede ser un gran amigo, que podriamos llegar llevarnos bien.

Pero no puedo. Obedezco a mis padres cuando no tendria porque hacerlo de verdad, no puedo negar sus ordenes. Me emborraché, salí de fiesta y probablemente perdí la virginidad con el chico que en ese momento detestaba, pero no puedo dejar de seguir una estupida orden que me dieron porque, aunque no lo quiera, sigo siendo una niña buena.

Asher caminó hasta su casa, yo al lado de ella, a la mia. Pero no nos dirigimos la mirada en ningun momento.

Alicia me dijo que le habia surgido un problema, que mejor nos vieramos en su casa.

Acepté, sin mucho pensar.

Bad boy¡Lee esta historia GRATIS!