38. Leyendo Griegos y Egipcios con Aqua McCartney

112 4 6

POV Aqua:

Estaba más que segura que en alguno de estos días, alguien iba a tocar el tema. No era cuestión de tiempo hasta que se preguntasen por qué llegaron unos chicos con pijamas armados hasta los dientes.

Aún así nunca creí que iba a ser tan raro.

Semanas después de la guerra, empezamos a reunirnos frente a la fogata para preguntarnos cosas o contar anécdotas. Cada vez que alguien contaba algo curioso, el escriba Riordan aparecía tomando apuntes sobre las historias de todos menos la mía. (Es que el tipo tiene en serio algo muy fuerte en contra de mi).

Riordan aparecía por ahí y hacía preguntas random sobre cosas random. Al parecer no solo me iba a quitar protagonismo esta vez, sino que también a los egipcios, (Pobres, tiene que pagar por mi impopularidad con el trol Riordan)

Ah y para ponerle la cereza al helado, el tal Leo estaba vivito y coleando. Sí, apareció no sé cómo de no sé dónde con Calipso en mitad del campamento. Rick se volvió loco.

-¿En serio, Leo ha resucitado? -preguntó Riordan.

-No sé, Rick, parece falso -dijo un hijo de Apolo aquel día. Recuerdo que alguien se mató de la risa pero aún no entiendo el por qué. Deben ser cosas de mortales.

En fin, después de irme por la ramas...
El punto es que era una reunión en la fogata cuando a Mr. Superman se le ocurrió la increíble idea de:

-Oye, Aqua. Ya hemos contado mucho sobre lo que nos pasó en esos momentos, sobre todo por el escriba del campamento. ¿Cómo te fue en tu misión? Que yo sepa no le has contado sobre eso a nadie.

Piper le dio un empujón en la espalda.

-No, Pipes... El cuatro ojos tiene un buen punto -dije. -No es que haya querido ocultar nada pero algunas cosas son... simplemente muy difíciles de explicar.

-¿Qué ocurre, Watergirl?, ya me estás asustando -dijo Percy.

-Mira les voy a contar todo -susurré. Él me tomó de la muñeca y la apretó un poco para darme confianza.

-A ver comienza, Agua -dijo Leo. -Él sabía que me irritaba un montón que pronuncien mal mi nombre, pero por alguna razón aún no lo asesinaba.

-Miren antes que nada, ya supongo que muchos saben que Percy y yo no somos solo novios en realidad.

-¿Ya se casaron? -chilló Leo. -¿De tantas cosas me he perdido? ¿Cuando fue la boda?

Percy y yo nos sonrojamos violentamente. Piper le dio un codazo a Leo y este se calló. Le sonreí muy incómodamente.

-En fin, después de ser secuestrada por Hera, aparecí en Brooklyn, en el Nomo Vigésimo Primero para ser exactos. Ellos son descendientes de faraones del Antiguo Egipto y tienen que seguir la senda de un dios, que es como si ese dios o diosa les otorgara poderes del tipo que ellos manejan.

-¿En serio? Cali, ¿los conocías? -preguntó Leo.

-No -susurró la chica tratando de no reír.

-Ajá. El plan de Hera era que... -Preferiría ahora mismo que Gea me tragué. -Bueno... debía encontrar una forma de aliarme con los egipcios. Y a Hera se le ocurrió que enamorar a alguien sería muy bonito. Esa es la mala junta con Afrodita me imagino.

Algunos se rieron, Percy frunció un poco el ceño, como confundido. No me odies, sesos de alga.

-No puedo con tu hermana, Percy... Es tan graciosa... -dijo alguien irónicamente.

Trate de fijarme en algún punto para no reírme. ¿Por qué, Hades, tuve que aceptar hacer esto? ¿Es que  más loca que Katy Perry en los Grammys? Me estoy enterrando sin ayuda.

Griegos y... ¿egipcios?¡Lee esta historia GRATIS!