—Finalmente estoy aquí.—Me alejé de ella para poder mirarla y besar sus labios.

Ella sonrío entre el beso y se alejó un poco para murmurar sobre mis labios: —Te extrañé muchísimo.

—No tanto como yo te extrañe a ti.— Respondí.

Tomé mi mochila y la aventé al suelo. ______ suspiró y la levanto para dejarla en una silla.

—¿Cómo estuvo tu vuelo?— Ella preguntó, sentándose a mi lado en el sillón.

—Horrible.— Contesté, quitándome los zapatos y aventándolos.

—¿Por qué?

—No me gustó el jet que me dieron, los asientos no se recostaban del todo.

—¿Te estás quejando de los asientos de un jet privado?— Ella río.

No entendía que era tan gracioso. Esos asientos eran una mierda.

—Sí, se supone que me tienen que dar lo mejor que tengan.—  Mencioné, recostándome en el sofá con mi cabeza sobre el regazo de mi novia.—Y el aeropuerto fue una locura. Las fans estaban como locas y la seguridad no estaba haciendo su trabajo. Sin mencionar que perdieron mi equipaje. Fue patético.— Contesté, buscando el control remoto de la televisión.

—La gente pierde su equipaje todo el tiempo, Niall. Estoy segura que ellos estaban haciendo lo mejor que podían.—Me reclamó mientras jugaba con mi cabello.

—Probablemente no lo estaban haciendo, no tengo tiempo para eso. Si voy a contratar a alguien, lo mínimo que espero es que sea gente seria; gente que sepa lo que está haciendo. No voy a pagarle a nadie por hacer un trabajo mediocre. Soy alguien importante, nena, así que espero lo mejor.

Ella tosió de una manera exagerada y la miré.

—¿Qué?— Pregunté.

—¿Qué te pasa, Niall?— Ella preguntó, disgustada.

—¿De qué hablas?— Pregunté.

—Estás hablando como si fueras Obama o la reina o algo así. ¿Esperar lo mejor? ¿Cuál es tu problema?— Ella se quejó.

—¿Mi problema? Todo lo que estoy pidiendo es seguridad que pueda hacer su trabajo. Les pago para que me protejan. Pudieron haber hecho un trabajo mejor.

—¿Te estás escuchando a ti mismo? Suenas como un estúpido. Los de seguridad son personas que están tratando de hacer su trabajo y lo último que necesitan es a un chico famoso y engreído que los critique, y además, ¿te estás quejando de los asientos de un jet privado? ¿Es en serio? La mayoría de las personas ni siquiera pueden decir que han puesto un pie en un jet privado y algunas otras personas ni siquiera tienen la oportunidad de poder viajar en un avión regular. ¿Te das cuenta de lo egocéntrico que estás sonando?

—No soy egocéntrico. Solo estoy cansado de ser rodeado y empujado por chicas que actúan como locas.

—¡Ay, dios mío!— Ella exclamó.—Esas 'chicas locas' son tus fans, Niall. Y sin ellas, no estarías en ningún lado. O bueno, estarías de regreso en Mullingar, sentado en un salón de clases, siendo una persona normal, pero no, gracias a esas chicas locas, estás viviendo tu sueño y además, criticando a personas porque piensas que eres mejor que todos los demás. No sé qué es lo que te pasa pero más te vale que te bajes de esa nube. Creo que la fama se te ha subido a la cabeza y necesitas dar unos pasos atrás y darte cuenta de lo suertudo que eres. Hasta entonces, no te molestes en hablarme porque no me gusta este Niall.—Se levantó del sillón haciendo que por consiguiente yo me sentara y caminó escaleras arriba para después cerrar la puerta de nuestra habitación de un golpe.

Me quedé sentado pensando en todo lo que ella acababa de decir.

Está no era la llegada a casa que esperaba. No había estado en casa ni siquiera por 30 minutos y ya está enojada conmigo. Pero, ¿estuve mal? Soy seguido a todos lados todos los días. ¿Es algo malo que esté cansado de eso? No lo creo.

Tal vez solo actué de manera incorrecta.

_______ tiene razón. Le debo muchísimo a las fans. Si no fuera por ellas, One Direction no estaría en ningún lado hoy y mucho menos mi carrera como solista. ¿Quién sabe cuánto tiempo esperaron para que llegará al aeropuerto? Un par de horas, tal vez. Y yo simplemente pase por su lado sin siquiera decirles nada. Y también debí ser más paciente con la seguridad. Puedo imaginarme por todo lo que pasan en un día y yo solo hice que empeorara todo.

Dios, soy un imbécil egocéntrico y egoísta.

Me levante del sillón y fui hacia nuestra habitación, abrí la puerta y miré a _______ acomodando ropa.

Entré y me senté en la orilla de la cama, hice contacto visual con ella pero no dijo nada. Ella continúo colgando ropa en el closet.

—Te ves linda hoy.— Le sonreí, ella me ignoró y me dio la espalda.—¿Es una blusa nueva?— Pregunté, de nuevo, silencio.— Ok, ______. ¿Vas a contestarme?

Ella se dio vuelta y tomo otra blusa de la canasta con ropa limpia para colgarla en un gancho.

—No lo sé, ¿ya terminaste de ser un idiota?— Ella preguntó de mala gana, colgando la blusa en el closet.

—Lo siento.— Mencioné, levantándome y caminando hacia ella.

—Te escucho.— Ella dijo, cruzando sus brazos sobre su pecho.

—Tenías razón en todo. Fui un imbécil agrandado y egocéntrico y lo siento.

—No creo que sea yo a la que tienes que pedirle disculpas.—Ella dijo, tomó la canasta de ropa vacía y paso por mi lado, saliendo de la habitación.

La seguí y una vez que dejo la canasta en el cuarto de lavado, bajamos hacia la sala.

Me senté en el escritorio enfrente de la computadora y busqué el número del aeropuerto para poder disculparme con el señor cabeza hueca, quien resultó tener como nombre real, Adam.

Él estaba más que feliz de aceptar mi disculpa y dijo que fue muy amable de mi parte. Seguido, llamé al servicio de autos que usé y me disculpé con el conductor. Y finalmente, tenía que disculparme con las fans. Abrí mi cuenta de twitter y puse un tweet diciendo lo mucho que lo sentía por estar tan distante. Leí algunas respuestas a mi tweet diciendo que entendían y me seguían amando. Eso de alguna manera me hizo sentir mejor.

—¿Qué estás haciendo?— _______ preguntó, deteniéndose detrás de la silla en la que estaba sentado.

Me di la vuelta y la miré.

—Trataba de ser menos imbécil.—Reí.

—¿Tuviste éxito?— Ella soltó una risita.

Puse mis manos en sus caderas y la jale hacia mí para sentarla en mi regazo.

—Eso creo.

Ella envolvió sus brazos detrás de mí cuello y jugó con mi cabello.

—Me alegro.—Volvió a reír.

—¿Sabes?, no sé qué haría si no te tuviera conmigo. Gracias por mantenerme con los pies en la tierra.—Dije, mirando a la chica que honestamente era lo mejor para mí.

—No tienes que agradecerme, solo no te olvides a donde perteneces.—Ella dijo, antes de dejar un beso en mi frente.

Imaginas | Niall Horan¡Lee esta historia GRATIS!