23.

2.8K 116 7

Niall y yo estábamos caminando, tomados de las manos, alrededor de las calles de Londres.

Habíamos decidido salir de casa finalmente e ir a hacer algo de shopping. Pasamos por una pequeña tienda de mascotas y Niall trató de jalarme para no detenerme pero el pequeño cachorro en la ventana capturó mi mirada.

Me detuve de golpe, haciendo que Niall se detuviera también.

—Aw, ¡Amor!, ¡Mira este perrito!— Mencioné.

—No, nop. Vamos. ¡Vamos a comprarte un par de zapatos! ¡A ti te gustan los zapatos!— Niall dijo jalándome del brazo para seguir caminando.

—No quiero zapatos. Entremos y acariciemos a los perritos.

—________, no vamos a comprar un perro.— Advirtió.

—Está bien, sólo vamos a mirar.

Hice que Niall entrara a la tienda y miramos los perritos.

El pequeño beagle tenía sus pequeñas patitas sobre su jaula y empezó a moverlas rápidamente.

Metí mi dedo sobre la jaula para acariciarlo un poco.

—¡Niall!, ¡Mira esa carita!— Dije enfrente de la jaula.

—Ya lo vi. Sí, es lindo. Ahora vámonos.

—Vamos a comprarlo.

—No, ______. No podemos tener un perro en el apartamento.

—¿Por qué no?

—Porque vamos a tener que entrenarlo y pagar una cuota para poder tenerlo.

—Niall, estás en la banda más grande del mundo, creo que te puedes hacer cargo de eso.— Dije siendo obvia.

—Pero raramente estamos en casa. Yo estoy en el tour y tú estás en el trabajo, o en la escuela o conmigo.

—Lo llevaré conmigo cuando vaya contigo. Y cuando estoy en la escuela o el trabajo, llego a casa antes de las 9. Él estará bien en casa sólo. Podemos comprarle una casa y podemos dejarle una cama y algo de agua y comida y con eso estará bien.

—No lo sé, amor.

Justo entonces, una mujer se acercó a nosotros.

—¿Puedo ayudarles en algo?

—No, gracias. Ella solo quería ver.— Niall contestó.

Me acerque más y pregunté.

—¿Puedo cargar a este perrito?

—Por supuesto.— La mujer abrió la jaula y me dio al pequeño cachorrito quien rápidamente comenzó a lamer mi mejilla.

—¡Niall!, ¡Míralo! ¡Por favor! ¿Podemos quedarnos con él?— Hice un puchero mientras ponía mi mejor cara de perrito.

—No hagas esa cara.— Él dijo mirándome y después mirando al cachorro.

—Por favor, sólo míralo.— Puse al pequeño en las manos de Niall y también lamió su mejilla.— ¿Cómo puedes decirle que no a esa carita? Él necesita un hogar, Niall. Piensa lo feliz que será con nosotros. Vamos a ser sus padres.— Mencioné . Me sentía como una pequeña niña rogándoles a sus padres por algo.

—Bien, está bien. Lo llevaremos con nosotros.— Él dijo con un suspiro.

—¡Gracias! ¡Gracias! ¡Te amo!— Grité y de un brinco envolví a Niall en un abrazo.

Niall pago por el cachorro y algunas cosas que necesitaríamos para él y después emprendimos nuestro camino de vuelta a casa.

—¿Qué nombre le pondremos?— Niall preguntó.

—No lo sé, algo lindo.— Contesté .

—Hmmm. ¿Qué tal derby?

—¿Qué? No.

—Eso es lindo.— Él se río.

—No, no lo es, ¿Qué tal scotty?

Niall miró al pequeño perrito y me sonrió.

—Me gusta. Scotty. Creo que le queda bien.

Imaginas | Niall Horan¡Lee esta historia GRATIS!