20.

2.6K 129 6

Estabas sentada en la mesa tratando de terminar todos los papeles del trabajo que tenías que revisar, Niall estaba sentado en el sillón viendo un partido de futbol y Cady estaba corriendo por toda la casa, jugando con su muñeco Woody y su muñeca Jessie.

—Cady, deja de correr por toda la casa, te vas a caer y lastimarte.— Pediste.

—¡Pero mami, Jessie, Woodie y yo tenemos que llegar a casa antes de que Andy se vaya a la universidad para que Woodie pueda ir con él!

—Bueno, perdón. Sólo ten cuidado y mira lo que haces.

—Está bien.— Ella corrió por la casa de nuevo.

Tu hija de 4 años siempre conseguía lo que quería. Era algo que heredó de su papá.

Ella seguía corriendo y podrías asegurar que comenzaba a acalorarse. Su cara se estaba volviendo roja y estaba sudando. Su largo cabello castaño se pegaba en su frente.

—Niall, ¿puedes atar el cabello de Cady, por favor?

—Nena, estoy viendo el juego. Hazlo tú.

—Estoy revisando estos papeles, si no termino, no podré obtener esa promoción. Sólo pausa el estúpido juego.

—Bien.

Niall se levantó y llevo a Cady hacia el baño. Tan sólo estaba a unos cuantos pasos y podías escuchar todo lo que estaba pasando.

—¡Ow! ¡Papi! ¡Lo estás haciendo mal!

—¿Cómo se utiliza esta liga para el cabello? Ni siquiera se hacer una cola de caballo.—Niall se quejó.

—No quiero una cola de caballo. ¡Quiero una trenza!

—Cady, ¿te parece que sé hacer una tranza?

—Sólo inténtalo, papi.

—No puedo.

—No lo sabes si no lo intentas.— Tu hija tenía una boca inteligente. Eso era algo que definitivamente había obtenido de ti.

—¡Ow, papi! ¡Deténte! ¡Mami, papá está jalando mi cabello!

Si seguías con tantas distracciones, nunca terminarías lo que estabas haciendo.

Suspiraste, y emprendiste tu camino hacia el baño. Miraste el cabello de tu pobre hija y reíste.

—¡Hey, lo intenté!— Niall exclamó

—Niall, su cabello se ve como un nido de pájaros, ¿siquiera lo cepillaste?

—Sí, lo hice.

—No, no lo hiciste, papi. No es lindo mentir— Cady dijo, mirando a su papá con esos enormes ojos azules.

Soltaste una risa y te acercaste a Cady.

—Sí, papi, hazte a un lado.— Dijiste tomando el cepillo y roseando un poco de agua.

—Tienes que ponerle un poco de agua o si no terminarás enredando su cabello.

Niall miraba atento.

—Ahh.

Cepillaste su cabello y lo ataste para después trenzarlo.

—Tan solo déjame los peinados a mi y tú solo enfócate en tu futbol y tu guitarra.—Bromeaste dándole un beso en la mejilla.

—Suena bien para mí.

Cady corrió de nuevo, tratando de llevar a Woodie hacia Andy, Niall regresó y terminó de mirar el partido y tú regresaste a la mesa y trataste de terminar los papeles.

—Hey, amor.

—¿Qué, Niall!?

—Cady y yo tenemos hambre.

—Dios, nunca voy a terminar esto.— Te quejaste.

Imaginas | Niall Horan¡Lee esta historia GRATIS!