3.

3.1K 441 136
                                          

Liam estuvo toda la noche llenando su mochila de lápices, la lleno tanto que ni siquiera entro su almuerzo, así que lo llevo en la mano.

Llego al instituto y todo transcurrió normal, hasta que llegó la clase del Coach, Liam estaba emocionado de mostrarle al Coach sus lápices, y a Theo también.

—Hola imbeciles, saquen su cuaderno y anoten las siguientes frases— Dice el Coach mirando a Liam, quien le estaba sonriendo.

—Dunbar, ¿Que te sucede y por qué me sonríes?— Pregunta el Coach.

—Como usted sabe que me preocupa demasiado su clase, traje una mochila llena de lápices— Dice el oji-azul sonriendo.

—¿Y la mochila?— Pregunta el Coach.

Liam se da vuelta para abrir su mochila y no está.

Se levanta para ver si la mochila está en el suelo, pero no está, solo está la bolsa de su almuerzo.

—Ve a buscarla— Le dice el Coach y como ve que Liam no reacciona le grita— ¡HOY DÍA DUNBAR!

Corre hacia afuera de la sala y busca por todos los lugares por los que anduvo, hasta interrumpe la clase de los de último grado para preguntar si han visto su mochila. Nadie le respondió.

Va a los baños y grita de emoción, su mochila estaba en el basurero.

Vuelve a la sala y el coach le pide que tome asiento, se sienta en su puesto feliz de haber encontrado su mochila, la abre y no hay lápices, ninguno.

Le toca el hombro a Theo, que esta un puesto adelante de el y Theo se da vuelta.

—¿Préstame un lápiz?

—No.

—Por favor, por favor, por favor— insiste Liam.

—No.

—Hago todo lo que quieras— Dice Liam.

Theo lo piensa por un segundo.

—No— Dice Theo y vuelve a concretarse en escribir las frases.

—Dunbar, ¿Que se te ofrece ahora?— Dice el Coach con una sonrisa irónica.

—No tengo lápiz.

Solo con esas tres palabras Liam termino en detención, gracias Theo Raeken.

¿Préstame un lápiz? | Thiam Donde viven las historias. Descúbrelo ahora