Capitulo 9: La indescición

1.8K 152 8

La joven de la nada sintió un pequeño remordimiento... es como si un recuerdo regresase a si ... un recuerdo no de algo .. sino de alguien.. aparentemente al despertar por completo su verdadero ser ella debido a que su instinto como Yōkai le obligaba y le indicaba que Sesshōmaru era al único al que debía amar .. mas sin embargo sintió un extraño aroma que vagamente le traiga a si la imagen de aquel Hanyōu ...

Con Inuyasha..

– Agh..Shippo me quieres decir que rayos le dije a Kagome para que se fuera por tanto tiempo a su casa?!! Nunca se había tardado tanto esa tonta! —Musitó el Hanyōu tratando de no mostrar su preocupación—

– Ay Inuyasha que acaso no te acuerdas que te fuiste de nuevo con kikyo en sus narices?! — Dijo el pequeño zorrito con una paleta en su boca—

Inuyasha suspiró tratando no recordarlo.

– Feh! ¡Si será tonta! ..que regrese cuando quiera..
«Kagome ¿En dónde estás? será mejor que vaya a buscarte..»

– ¡¿Por qué no dejas de hacerte el fuerte y vas a buscarla?!

El peliplateado voltea a otro lado ignorándolo.

– ¡¿ME ESTÁS OYENDO INÚTIL?!

– ¡¡NO MOLESTES!! —Le propicia un gran golpe en la cabeza y se va a buscar a Kagome sin que nadie lo note—

– Ay pipipipi... —llora lastimado— ¡¡Inuyasha eres un tonto!!

Con Kagome..

De la nada aquel recuerdo fugazmente se fue de su mente y regresó en si como si nada.

Sesshōmaru solo la ve serio levantando una ceja, a lo que la joven responde con una.. sonrisa (?

– Hm...

Fue todo lo que se escuchó salir de la boca del demonio antes de que volviera a mirar al frente.

De nuevo con Inuyasha...

– Hm...será mejor que vaya al pozo para ver si se fue a su casa.. —se dice a sí mismo mientras corre por el bosque rumbo al pozo devorador de huesos—

???– ..Su excelencia.. ¿no cree que han pasado muchos días como para que Kagome se haya ido a su época?

– Ciertamente así es señorita Sango.. pero será mejor no precipitarse.. ambos sabemos que la señoría Kagome puede ser algo rencorosa cuando de Inuyasha y Kikyō se trata.. así que es probable que solo este triste y enojada en su hogar esperando a que Inuyasha baya a buscarla..

Dijo el monje a la vez que bajaba su mano lentamente acercándola al trasero de Sango, pero como era de esperarse ella la detiene antes de que la toque.

– ..¿Acaso se le perdió algo su excelencia?..

Un aura de furia se podía percibir saliendo del cuerpo de la exterminadora.

– Vamos Sangito no te enojes solo quiero... —Trata de besarla—

— Su excelencia... ¡¡¡Es usted un mujeriego!!! —Le pega con el Hiraikotzu—

Y así el Bushin se quedó triste, callado y regañado.

Mientras con Inuyasha...

– Que extraño... no percibo su aroma aquí .. —Dijo preocupado para sí—
..acaso la habrán secuestrado... Naraku maldito infeliz... ¡¡ De seguro mandaste de nuevo a Kagura para que la secuestrara de nuevo!!

Gritó a todo pulmón siendo el viento su único espectador.

Kagome Inu Daiyōkai Donde viven las historias. Descúbrelo ahora