15.

3.1K 137 4

—Solo duérmete, amor.— Le dijiste a Niall mientras ambos esperaban por su vuelo, mismo que estaba retrasado por 3 horas.

—¿Qué si perdemos nuestro vuelo?— Mencionó mientras pasaba su brazo por detrás de ti.

—No lo haremos, yo me quedaré despierta.— Le sonreíste.

—Pero tú también necesitas dormir, sé que no te gusta dormir en el avión.

—No te preocupes por mí, solo duérmete.— Le sonreíste mientras dabas pequeños golpecitos sobre tu regazo animándolo a que se recostara.

El tour acababa de terminar y sabías que estaba cansado, además de que últimamente no había dormido nada bien.

—¿Estás segura?

—Sí, Niall.

Él finalmente se recostó en el sillón que se encontraba en la sala de espera y mismo en el que estaban sentados.
Recargó su cabeza en tu regazo y te miró.

—Te amo y estoy muy emocionado de que por fin conozcas a mi familia.— Mencionó mientras una pequeña sonrisa aparecía en su rostro.

—Yo también estoy emocionada.— Dijiste devolviéndole la sonrisa.

Niall cerró sus ojos y dejó salir un bostezo a la vez que se acomodaba en el sillón y se acurrucaba más en ti.

Un par de minutos después, notaste la manera en la que su respiración se fue calmando hasta estar completamente relajado, finalmente se había dormido.

Te pusiste tus audífonos y encendiste la música en tu celular, a la vez pasabas una de tus manos por el cabello de Niall, pues sabías que eso lo relajaba.

Pasaron un poco más de dos horas antes de que Niall se moviera y se recostara, esta vez sobre su espalda y sus manos sobre estómago. Pasaste tu mano desde su frente hasta su cabello causando que abriera un ojo y te mirara con una pequeña sonrisa.

—Hola, hermosa.—Murmuró antes de bostezar y estirarse al mismo tiempo para después sentarse.

Te sonrojaste de inmediato, no importaba cuántas veces te llamara así, siempre ibas a sonrojarte.

—Hola. ¿Dormiste bien?— Preguntaste mientras él pasaba su brazo por detrás de tu espalda y tú recargabas tu cabeza sobre su hombro.

—Sí, necesitaba algo así, ¿tú estás bien?

—Sí, lo estoy.

—Bien, ¿quieres dormir por un rato, nena?— Preguntó.

—No, estoy bien así.— Dejaste un beso en su mejilla y tomaste tu bolso para sacar un libro, miraste a Niall sonreír.

Él amaba la manera en la que te adentrabas siempre en la historia de cualquier libro que leyeras. Niall recargó su cabeza sobre la tuya y secretamente comenzó a leer el libro que estabas leyendo y poco a poco fue adentrándose en la historia también.

Imaginas | Niall Horan¡Lee esta historia GRATIS!