Capitulo: 11 {Lo Protegeré}

12 1 0

Prov. Magnus.

Salimos del orfanato, Alec aun llorando en mi hombro y yo con los ojos rojos, seguramente. 

-Enano- lo llame y el me miro- ¿puedo besarte?- pregunte y el me quedo mirando unos segundos, sonreí cuando asintió. 

Lo tome de la cintura y el llevo sus manos a mi cuello, acariciándome mi cabello.

-Te quiero- susurre a centímetros de sus labios, el sonrió y yo corte cualquier corriente de aire que corría entre nuestros cuerpos. 

Bese sus hermosos labios finos, apreté su cuerpo contra el mío, si eso es posible, claro.

Nuestros labios se movían como al compás de una canción de amor lenta, empece a mover mis manos por su espalda, haciendo el beso más apasionante. Pase mi lengua por su labio inferior, pidiendo permiso para que me dejará entrar en su hermosa boca, el abrió un poco la boca y rápidamente adentre mi lengua buscando la suya. Entrelace nuestras lenguas haciendo que el gimiera en mi boca, me separe lentamente por el oxígeno, mordiendo su labio.

-Quiero hacerte mío- susurre en su oído- Desde el primer día que te vi quise hundirme en ti y escucharte gritar mi nombre tan fuerte-di una mordida en su cuello, y el gimió.

-Nada ni nadie te lo impide- susurro y yo me separe de él. 

-En la noche- dije y el me miro mordiéndose el labio- bebé te haré gritar y ver el cielo- el cerro los ojos y los volvió a abrir, me fije como sus ojos se oscurecieron demostrando lujuria.

-Vamos- dijo y yo asentí, subí a la moto y el también. 

Maneje hasta su casa y el se bajó, y se quedó parado esperando que yo también me bajara. 

-Oh no bebé, esperaras hasta la noche- el hizo puchero y se cruzó de brazos. 

-Quiero besarte- susurro y yo le mire alzando una ceja.

-Ups- dije sonriendo 

-lo siento pero nos podrán ver- dije y el me miro mal

-yo soy tu amigo recuerdas- acelere la moto y lo salude -nos vemos- me fui dejándolo sólo y con cara de enojado. 

Llegue a la casa abandonada y estaban toda mi gente esperándome. 

-¡Hasta que por fin te dignas a venir!- grito Don. 

-¡Tu a mi no me grites!- dije enojado -¿Que averiguaron?- pregunte a los demás.

-El quiere hablar contigo- dijo un muchacho que es uno de los nuevos- Jefe el sabe sobre lo de Alec- sentí como mi corazón paraba un momento y luego se empezó a acelerar rápidamente. 

-¡QUIERO QUE LLAMES A ESE HIJO DE PUTA Y QUE LE DIGAS QUE QUIERO HABLAR CON EL!- grite enojado y el salió corriendo buscando su celular. 

Solo pasaron unos minutos y el chico ya tenía el teléfono enfrente mío.

Llamada

-¿Dime que quieres de mi?- dije y el río. 

-Lastimaste a mi hijo, mataste a dos hombres de los míos y aparte rechazaste mi propuesta- dijo y se notaba enojado -¿quieres que tu dulce novio aparezca muerto?-  sentí como mi odio aparecía en mi cuerpo. 

-¡A ÉL NO LO METAS!, ¡EL NO TIENE NADA QUE VER!- le grite

-Te parece una bala en su cuerpo o...un cuchillo en su pecho como tu querido hermano, eh ¿te gustaría perder a otra persona importante en tu vida?- dijo y rió 

© Almas Perdidas. {Malec}Donde viven las historias. Descúbrelo ahora