Capitulo: 10 {Papa Joven}

14 1 0

Prov: Alec.

Me siento mal por esconder lo mio con Magnus pero no me pueden ver, les dirían a mis padres que salgo con un pobre o asesino. 

-¿Hijo y ese panda?- pregunta mi padre. 

-Es que fui a la feria con un amigo, que me dejo en la entrada del barrio, y bueno me lo gane- sonreí. 

-¿De donde es tu amigo?- pregunta esta vez mi madre.

-De la escuela- digo nervioso, ellos sonríen -Me voy a dormir tengo sueño- digo y subo las escaleras. 

Dejo el panda en mi cama y me saco mi ropa para solo dormir en bóxer. 

Me acuesto y abrazo al enorme panda. 

-Te quiero Magnus- susurro y caigo en un profundo sueño.

 A la mañana siguiente

Escucho mi celular sonar y, aún dormido, levanto mi mano y toco la mesita de noche. 

Lo encuentro y contesto la llamada. 

Llamada. 

-Hola- digo con la voz ronca. 

-Adivina quien viene hoy- dijo fingiendo entusiasmo Harry. 

-¿Quien?- pregunto tratando de no dormirme.

-Mi perfecta hermana- dijo y yo abro los ojos como platos. 

-Ay no- me siento en mi cama- Sabes lo que mis padres quieren que nosotros hagamos- dije y el suspiro- Quieren que salgamos, entiendes !ENTIENDES ESO!- grite -estoy por ser feliz con Magnus ya que somos novios y viene ella y...- el pega un grito. 

-¿¡COMO QUE NOVIOS!? ¡NO ME CONTASTE NADA!- Dijo molesto.

-Ayer me lo pidió, pero ven a mi casa y ahí te lo cuento- dije. 

-Mañana iré ya que hoy llegara ella y tengo que estar presente ya que soy su hermano- dijo y yo reí -No es gracioso, bueno me voy- y colgó, bueno ni me dejes despedirme. 

Fin de la llamada 

Me fije la hora y eran las 10:30 am, es muy temprano para un sábado, maldito Harry.

Me puse una remera y unos pantalones deportivos, baje a desayunar y para mi gran sorpresa mis padres no estaban, de vuelta. 

Habia una nota, pero ya ni la leí, sabia que decía siempre lo mismo, que se iban y que me dejaban la comida en la heladera y bla bla. 

Puse leche en un tazón y luego cereal y azúcar. 

Me senté en la mesada y empece a desayunar.

Se me ocurrió mandar un mensaje a Magnus:

Alec. -Estas libre para venir a mi casa, es que estoy solo - 

En unos minutos recibí su respuesta 

Magnus. -Que manera de despertarme Ángel, claro en una hora estoy aya, besos-

Guarde mi celular y termine de desayunar. 

Lave el tazón y me fui a mi cuarto a bañarme y a cepillarme los dientes. 

Escuche como tocaban la puerta, salí de la ducha, me envolví una toalla en mi cintura y salí del baño para ver quien golpeaba.

Abrí la puerta y era Magnus.... ¡ESPERAN ES MAGNUS Y YO ACÁ SEMI DESNUDO! 

-Mmm si me vas a recibir siempre así- miro hacia todos lados- siempre vendría- dijo mirándome de arriba hacia abajo. 

© Almas Perdidas. {Malec}Donde viven las historias. Descúbrelo ahora