04.

3.5K 164 1

Estabas acostada en la cama con Niall a tu lado. Habían estado saliendo por casi 2 años y no podrías estar más feliz. Miraste el despertador para notar que eran cerca de las 11 de la mañana, normalmente estarías fuera de la cama a esa hora pero Niall tenía una semana libre antes de continuar su tour por América y querías pasar el mayor tiempo posible con él. Niall no tenía demasiados días libres pero cuando lo hacía, los aprovechaban al máximo.
Diste la vuelta sobre tu espalda para encontrarte con un Niall totalmente dormido, estaba completamente noqueado durmiendo sobre su estómago y con un brazo debajo de su almohada, incluso podías escucharlo roncar ligeramente, algo que hacia solo cuando estaba demasiado cansado. Acariciaste su espalda y no recibiste ninguna respuesta a ello. Te acercaste un poco a él dejando pequeños besos en su cuello.

—Despierta, bebé. Ya son las 11.— Murmuraste sin dejar los besos.

—Mmh. Es muy temprano.— Se quejó.

—¿Quieres que te prepare el desayuno?

—Mmh.

—Tomaré eso como un "sí". ¿Quieres pancakes?

—Mmh.

—Pancakes serán.— Mencionaste levantándote de la cama.

Fuiste hacia la cocina para empezar a preparar el desayuno, una vez que tenias todos los ingredientes juntos escuchaste a Niall entrar a la cocina.

—Amor, no tenias que levantarte, te los llevaría a la cama.— Te quejaste.

—No, vine a ayudar. Yo soy el que debería servirte a ti, nena.— Contestó mientras te quitaba la batidora de la mano y comenzaba a revolver los ingredientes.

—Eres todo un romántico, Niall James.

—Hago mi mejor esfuerzo.

Los dos se dedicaron a hacer pancakes y una vez que estuvieron listos, se sentaron en la barra de la cocina para poder desayunar.

—Y bien, ¿qué quieres hacer hoy?— Preguntaste antes de darle un sorbo a tu vaso de leche.

—No me importa demasiado, siempre y cuando esté contigo, está bien para mí.

—Qué buena respuesta, definitivamente eres muy cursi, amor.— Bromeaste haciendo que Niall riera un poco.

—¿Qué quieres hacer tú?— Preguntó.

—¿Qué te parece si solo nos relajamos hoy? Podemos ver algunas películas y comer comida chatarra.— Sugeriste.

—Suena perfecto, ahora entiendo por qué te quiero tanto.

Te levantaste de tu asiento y recogiste los platos de ambos.

—¿"Te quiero"? Acaba de perder puntos, señor Horan.

Caminaste hacia el lavaplatos para dejar los trastes sucios cuando sentiste los fuertes brazos de Niall a tu alrededor.

—Amo, te amo, ________. Más que a nada y amo la manera en la que eres perfectamente feliz viendo películas conmigo todo el día. Esa es una de las razones por las que estoy loco por ti.

Te diste la vuelta para encararlo y dejar un beso en sus labios.

—Bien, acabas de recuperar esos puntos. Ahora, ve y encuentra una buena película para ver.

—Lo que usted ordene, su majestad.— Bromeó.

Y así pasaron el resto del día, abrazados en el sillón mirando película tras película, después de todo no necesitaban nada más que tenerse el uno al otro.

Imaginas | Niall Horan¡Lee esta historia GRATIS!