Capitulo 8: El reencuentro

2.1K 167 13

Kagome se dirige a su alcoba después de la  charla con su futura suegra, una vez llegando Kayuki toca a la puerta..

– Majestad aquí tengo su kimono ... lo escogió Irasue-sama.. —Abre la cortina y se lo da— ..dice que cuando esté lista baje a la sala principal del palacio para cuando lleguen los invitados..—Dicho esto se fue—

Era un kimono de color morado con partrones azules ... así como grabados plateados en la fina tela..

– «Es muy bello» —Pensó la joven a la vez que se lo ponía—

Mientras con Sesshōmaru..

El demonio se encontraba sentado en un trono al costado de su madre ya comenzando a llegar los demás miembros de los otros clanes.

Todos poseían cabelleras plateadas así como algunos negras.. poseían un porte formal y educado.

???– Irasue.. —La reverencía—... ha pasado mucho tiempo...

– Así es .. y pensar que nos volveríamos a ver en el compromiso que tanto planeamos para nuestros hijos.. —Dijo sonriendo levemente—.. tu hija no tardará en venir ..

El misterioso Daiyōkai con el que hablaba Irasue era el padre verdadero de Kagome, el amo y señor de las tierras del Este, Gōtzumaru, con una apariencia físicamente similar a la de Inu no Taishō, sin embargo este poseía su larga cabellera albina suelta al son del viento, así como una armadura roja y un haori negro con un patrón del clan samurai Saito...

–  Desapareció de pequeña .. dudo mucho que me reconozca —Frío e indiferente en su mayoría—

– ..Eso no es importante realmente Gōtzumaru... —Prosiguió Irasue—.. ambos sabemos que lo único que importa es su unión para así unir nuestras dinastías...

– En efecto es la decisión que Inu no Taishō y yo tomamos....Sesshōmaru es sin duda el Inu Daiyōkai más poderoso que ha existido ... me atrevería a decir que ha superado a su padre por mucho .. Y es totalmente digno de poseer el título de amo y señor de estas tierras.. Es un honor para nuestra  dinastía que mi hija sea desposada por vuestro heredero..

Sesshōmaru solo permanecía callado y serio, las alabanzas no eran de relevancia para él.

– Sin duda no mientes en nada de lo que expresas..Sesshōmaru se ha convertido en el miembro más poderoso de toda nuestra dinastía.. Yo supe al ver su rostro por primera vez el día que nació que superaría a Tōga y pondría en alto por todo el Infierno, Tierra y Cielo el nombre de las Tierras del Oeste.. —Con una sonrisa aparentemente cálida «Ante ojos ajenos desde luego» observa a su hijo—

– ...Esas solo son palabras vacías...
—Como era costumbre en el ojidorado no le fue de importancia decir lo que pensaba, aún estando frente a su futuro suegro—

Gōtzumaru: Mi hija debe ser muy hermosa .. —Ignorando el comentario del menor, por demás se sabía que el reprenderle a sesshōmaru era una sentencia de muerte.. aun siendo el líder de otro clan— ..después de todo ya ha crecido ... la dinastía de ambos sin duda será la más poderosa..

Kagome baja de unas grandes escaleras algo asombrada al ver a tantos Inu Daiyōkais reunidos ... solo viéndola a ella ..

– Oh mira.. ya llego tu hija .. —Alzando una ceja dice en tono neutral—

El padre de la aludida solo se digno a abrir mucho los ojos al verla.

– ..Es idéntica a su madre ... —Dijo en un tono un tanto nostálgico—

Irasue asiente levanta su mano indicándole a Kagome que se acerque.

La joven la ve desde las escaleras y se dirige hacia dónde ella .. camina entre el tumulto de yōkais sintiendo todas las miradas sobre ella .. y ¿cómo evitarlo? Después de todo era la más bella princesa de todos los clanes..

Incluso el gran Sesshōmaru se asombra un poco al ver tal belleza sin igual ... se levanta para hacerle un reverencia a la joven... con su mano toma la suya y la besa viéndola a los ojos la dirige a sentarse a su lado demostrando así ante todos su posesión ante la joven.

– «De acuerdo..Solo respira..Todo saldrá bien..Pero es qué hay tantos..ay..» —Piensa la chica bastante nerviosa a la vez que observa todo el palacio desde su trono—

Gōtzumaru solo la observa en silencio para ver si lo reconoce.

Kagome hace una pequeña reverencia con su cabeza y le ve algo familiar.

– «Hm...»

Fue lo único que pensó la chica al observarle entero, sin duda podría jurar haberle visto con anterioridad.

– He de suponer que no me reconoces..cierto.. —Pregunta Gōtzumaru sin entonar—

La joven pasó por un trance de menos de un segundo, más como un dejavú.. uno donde veía una silueta muy similar a aquella sonreírle a lo lejos..

– Acaso .. usted es mi padre..?

No podría describir la expresión que se reflejó en el rostro del demonio al notar que su hija única le había reconocido..por fuera seguía manteniéndose serio..pero un brillo inundó sus ojos que desde hacía ya tantos años habían permanecido sin vida alguna.

– Así es..

Kagome inconscientemente había liberado una pequeña lagrima que ahora escurría por su mejilla.

Gōtzumaru no tenía idea de cómo manejar aquella situación, nunca habia sabido cómo, incluso se llegó a considerar a sí mismo como un mal padre..por no haber sido capaz de proteger a su heredera ni a su madre.. por lo que simplemente se acerca a su hija y con sumo cuidado seca la lagrima con su fino índice.

– ..Irasue iré a buscar al líder de las tierras del Sur..

– Oh... Hurōkoshi.. ya veo —Dejando mostrar algo de molestia cierra sus ojos — ..Debe estar por ahí cortejando a las sirvientas o a princesas menores de los demás lords como siempre..

El demonio se retiró en silencio no sin antes hacer una reverencia a los tres.

Kagome levantó un poco la mirada al escuchar ese nombre "Hurōkoshi".

– ..Todos te están observando..
—Dijo finalmente Sesshōmaru— ..será mejor que tengas cuidado .. aunque parezcan muy educados no dejan de ser unos imbeciles capaces de tratar de hacer suya a la hembra que deseen..y más si se trata de la mía.. únicamente con el afán de retarme..

– Entiendo .. en ese caso no me separaré de tu lado ..

La joven en aquel momento no poseía ya  ningún recuerdo «no sentimiento» por nada de su pasado con Inuyasha, al menos por ahora..

– ..Veo que finalmente has comprendido .. —Con su mano acaricia discretamente su cintura para que cualquiera que los vea sepa que ella le pertenece—

– E-espera... —En ese momento la joven hizo de lo que nunca nadie habría sido capaz, apartó en silencio la mano ajena— ...Aquí no...Me temo que tendrás que esperar... —Se cruza de brazos—

– ¿Hm?...¿Ahora te resistes?...
—Le mira de reojo para después sonreír ligeramente satisfecho—...Con esa necedad me recuerdas a mí madre...

— ¿Y eso es acaso malo?

– ..En ella no hay nada más detestable.. Pero viniendo de ti en lo absoluto..
—Levantó el mentón ajeno para después soltarle y continuar con su acostumbrado silencio—

Kagome Inu Daiyōkai Donde viven las historias. Descúbrelo ahora