37. ¡El barro es vida!

93 6 5

POV Aqua:

Durante la fogata, Quirón dijo unas palabras y luego empezaron los ritos funerales que Nico iba a supervisar. Echaron todos los cuerpos a la hoguera. Y yo sabía que entre ellos debía de estar mi hijo. Cuando vimos un bulto pequeño, Percy me sostuvo de la mano con fuerza.

Entonces vimos a un sátiro presentando a todos a su pequeño sátiro bebé. Eso me entristeció aún más pero aún así decidí ir a ver al pequeño y a su padre, el cual lo presentaba como si fuese un premio que ganó en Las Vegas. Tuve en mis brazos a aquel sátiro bebé pensando que si mi hijo hubiese nacido vivo estaría en aquel estado. Percy incluso me abrazó y sentía que parecíamos una familia rara.

Annabeth y Reyna también se acercaron y pidieron prestado al bebé.

La verdad no se sentía como un evento festivo salvo por el hijo del sátiro.

Después de unas horas de compartir con los demás, regresé a la enfermería para que Cam me evalúe otra vez. Percy me acompañó. Durante esa noche, muchos de los heridos ya estaban mejorando y entre todos los hijos de Apolo se turnaban para atender a los heridos. Vi a Will dormido en un sofá cercano antes de que Cam me evalúe.

-Al parecer sí estás mejorando, aunque aún te recomiendo que no hagas mucho esfuerzo y descanses.

Miré a Percy y él se veía tan triste como yo. Claro que me sentía culpable por lo qué ocurrió con mi hijo, pero habían tantas cosas que no lo dejarían ser feliz. Además apenas tenía 16 años e iba a cumplir 17 en unos meses aún.

...

Dos días después, el campamento parecía haber sanado casi por completo de todo el desastre que la guerra había causado pero aún así había un sentimiento de luto por todos lados.

Entonces le dije a Percy que llamara a su madre para que no esté preocupada. Él accedió y juntos la vimos en el mensaje Iris.

Sally había tenido a una niña junto con Paul. Dijo que le alegraba saber que Percy y yo estábamos vivos. Nos extrañaba mucho e incluso se le ocurrió que podríamos terminar la secundaría juntos. Sonreí. Podría pasar todo lo que restaba del año junto a Percy, él ya iba a estar en último año y se graduaría a finales de junio.

-Y después a la Universidad de Nueva Roma en California -dijo una vez la comunicación se cortó. Lo miré confundida. A veces me olvidaba del descubrimiento que habían romanos y que tenían un campamento.

-¿California? ¿Me estás tomando el pelo, Percy?  -refunfuñé.

-Te va a gustar Nueva Roma. Es como una ciudad llena de semidioses.

-Pero eso está al otro lado del país.

-Tranquila, también hay una secundaria. Podías ingresar ahí y nos veríamos por las tardes.

Suspiré. A mi me gustaba mucho el campamento, sobre todo cuando ya lo consideraba mi hogar. Además California parecía conocer un solo tipo de clima... el caluroso. Ni siquiera había nieve allí. ¿Cómo podría pasar navidades allí?

-Está bien -dije y él empezó a hacerme cosquillas para reírme junto a él. Por fin estaríamos juntos sin que nos separen.

De pronto Nico, quien estaba hablando con Will se acercó un momento y Percy le explicó el por qué reíamos tanto.

-Bueno, al parecer vamos a tener que vernos muy seguido durante el año así que tengo algo que decirte, Percy.

-¿A que te refieres?

Y fue cuando soltó la bomba nuclear:

-Durante un tiempo estuve enamorado de ti. Solo quería que lo sepas.

Griegos y... ¿egipcios?¡Lee esta historia GRATIS!