Promise

871 164 70

29/Junio/2009

No puedo creerlo. Estoy en shock. Esto no puede ser real. Mi Jungkookie no puede haber muerto. Me quedé solo. ¿Qué voy a hacer con un bebé? Lo mejor es darlo en adopción, no podré cuidar de un bebé de Jungkook. Voy a darlo en adopción, no puedo quedármelo.

Han pasado sólo unos minutos desde que me enteré. Lo más impactante es que Byul me contó que cuando hallaron su cuerpo, dentro del bolsillo del pantalón había una caja aterciopelada con un pequeño anillo dentro; él planeaba viajar a Seúl para pedirme matrimonio. De cierta manera, me siento culpable.

Quiero que Jungkook se lleve con él la imagen del ultrasonido, pero para eso necesito permiso de Byul y Jungseok; debo decirles a ellos, no me queda de otra.

La página del diario ahora estaba mojada, las lágrimas caían silenciosamente por mis mejillas, no sé en qué momento comencé a llorar. Mi pecho dolía. Aún sentía muy reciente la muerte de Jungkook.

Los recuerdos aparecieron en mi mente.

Ahí me encontraba yo, con una camisa larga, holgada y negra, junto a un pantalón del mismo color; con los ojos hinchados y rojos de tanto llorar, y parte de mi flequillo cubriendo mi rostro. Jimin se había acercado a . Lo había estado abrazando durante toda la ceremonia; hasta que le pedí que me acompañara a dejar la fotografía a su ataúd. Nadie sabía el contenido, excepto Byul, que se encontraba mirando a su hijo mientras soltaba lágrimas silenciosas y sonreía con nostalgia.

Suspiré y avancé hasta el ataúd tomando firmemente el antebrazo de Jimin. Coloqué la pequeña fotografía entre las manos de mi amado Jungkook y comencé a sollozar, tenía que hacerlo, debía despedirme de mi novio.

―Kookie, cariño —comencé a hablar entre sollozos―, esta fotografía pertenece a nuestro hijo ―escuché varios jadeos de asombro, entre ellos el de Jimin―; hace 2 meses me enteré de que estábamos esperando un bebé y planeaba decírtelo en persona cuando fueras a verme, pero... pero te fuiste antes de tiempo y no pude decírtelo, ¿ahora qué voy a hacer? No puedo cuidarlo, no sin ti. ¿Cómo lo miraré si me recordará a tu partida? Esto es tan duro, es demasiado para mí. No puedo creer que te hayas ido. Yo... ―antes de terminar la oración, me eché al piso de rodillas, Jimin se arrodilló conmigo y me aferré a él.

―No digas eso, Tae, no estás solo; yo los cuidaré a ambos. Ven ―se levantó y me ofreció su brazo―. Escucha, Jungkook, te prometo que no dejaré que les suceda nada a Taehyung ni a tu bebé, yo los cuidaré. Prometo cuidar a ese bebé como si fuera mío y le contaré historias tuyas, para que sepa sobre su padre, lo querré casi tanto como lo harías, y sobre Tae, prometo que no dejaré que caiga en depresión y lo cuidaré tanto como lo hacías, te prometo quererlo mucho y no permitir que se olvide de ti.

Yo estaba llorando por tan bellas palabras de Jimin; sabía que llevaba un tiempo enamorado de , pero yo era feliz con Jungkook, por lo que él se conformaba con mi amistad.

―Y no creas que me aprovecho de tu muerte para cortejar a tu chico, no intentaré nada, te lo prometo.

Cariño, prometo jamás olvidarte.

Desde ese día, Jimin y yo nos mudamos juntos. Me acompañó a decirle a mi madre sobre el embarazo; ella se molestó al principio, pero conforme pasaron los meses, acepto todo y era la más emocionada.

Byul y Jungseok siempre estaban pendientes del crecimiento de su nieto y esperaban con ansias su nacimiento. Trataban a Jimin como un hijo, más que antes, y le agradecían infinitamente por atreverse a cuidar del bebé como suyo.

Jimin siempre procuraba mi bienestar y el de mi bebé, gracias a él no caí en depresión. Jin y Hoseok, contra todo pronóstico, terminaron siendo pareja y viviendo juntos.

El día que nació mi bebé fue el más feliz de mi vida; al verlo me di cuenta de que era muy parecido a su padre, Jimin y yo supimos que habíamos escogido el nombre correcto para el bebé.

Conforme Jungkook crecía, yo me iba enamorando de Jimin.

Meses después de que Jungkook cumpliera su primer año, Jimin y yo nos casamos.

A sus 4 años, Jungkook estaba consciente de quién era su verdadero padre y estaba agradecido con Jimin por haberlo cuidado desde antes de nacer. A Jungkook le fascinaba oír historias sobre su padre. Cada vez se parecía más a él.

Éramos una familia muy feliz.

Recuerdos en el ático 『MinTae/MinV』Donde viven las historias. Descúbrelo ahora